Las presiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump sobre las empresas estadounidenses para generar más puestos de trabajo en su país está abriendo oportunidades de inversión en México para compañías chinas, dijo un alto directivo del Industrial and Commercial Bank of China (ICBC).

La reciente cancelación de la automotriz Ford de una planta de 1,600 millones de dólares en el estado de San Luis Potosí, avivó los temores de que más empresas cedan a presiones de Trump y eso provoque una caída en los flujos de inversión extranjera hacia México.

Pero el jefe de la unidad de ICBC en México, Yaogang Chen, tiene otra impresión.

Si algunos proyectos de inversión de Estados Unidos no ocurren, tiene que haber alguien para invertir (...) Si las empresas chinas piensan que es rentable, invertirán , dijo Chen, en una entrevista con Reuters en el marco de la 80 Convención Bancaria, en el centro turístico de Acapulco.

A principios de febrero, la mexicana Giant Motors y la china Anhui Jianghuai Automobile (JAC Motors), además de la distribuidora Chori Company Limited, anunciaron que invertirán más de 200 millones de dólares en una planta ya existente para fabricar SUV en el central estado de Hidalgo.

La empresa china BAIC Motor comenzó a vender sus autos importados de China en México desde junio del año pasado y ha dicho que busca instalar una fábrica en el país latinoamericano para producir autos a gasolina y eléctricos. BAIC ya es cliente del ICBC en México. JAC, pensamos, será un cliente nuestro también en México , agregó Chen.

El ICBC, uno de los principales bancos del mundo por valor de mercado y activos, espera incrementar 10 veces sus activos y cartera de préstamos en México en los próximos tres años a unos 10,000 millones de pesos (533 millones de dólares).

Chen dijo que ICBC tiene como objetivo ofrecer un servicio en moneda extranjera a sus clientes para que puedan convertir pesos mexicanos a renminbis y viceversa, como una forma de hacer más baratas estas transacciones transfronterizas.

ICBC, controlado por el Estado chino, recibió la licencia bancaria en México en el 2014 y comenzó sus operaciones a mediados del 2016.