Contrario a lo ocurrido en la banca comercial, donde desde agosto empezó la contracción en la colocación de crédito, en la de desarrollo a septiembre seguía el crecimiento del financiamiento a tasa anual, aunque respecto al trimestre previo, se mostraba una baja. Asimismo, el monto de garantías otorgadas registraba una reducción.

La banca de desarrollo se conforma por Banobras, Bancomext, Nafin, Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), Banjército y Banco del Bienestar. Desde el inicio de la actual administración, se optó por juntar Bancomext con Nafin.

De acuerdo con el reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al cierre de septiembre, el saldo de la cartera total de la banca de desarrollo, se ubicó en 1.09 billones de pesos, un crecimiento real anual de 2.9 por ciento. No obstante, en su comparación con el trimestre previo (abril-junio), se observa una disminución de 3.8 por ciento.

De esta forma, la cartera de crédito comercial —financieras y gubernamentales— registró un saldo a septiembre de 1.04 billones de pesos, que representó un crecimiento real anual de 3.2 por ciento. En su comparación con el trimestre previo, hay una caída de 4.0 por ciento.

El portafolio de consumo se ubicó en septiembre en 41,246 millones de pesos, una baja anual de 3.2%; y en vivienda el saldo fue de 11,014 millones, una caída anual de 7.1% y trimestral de 1.9 por ciento.

Banobras, con el mayor peso

La información de la CNBV precisa que Banobras sigue como la institución de desarrollo con mayor peso, con un saldo en cartera de 490,904 millones de pesos a septiembre, un crecimiento anual de 5.8% y trimestral de 1.4 por ciento.

En tanto, Nafin registró un saldo de 218,906 millones, una caída de 8.3% anual y de 13.4% contra el trimestre previo; mientras que Bancomext alcanzó los 258,501 millones, un aumento anual de 8.9%, pero en su comparación trimestral, una baja de 4.4 por ciento.

Por su parte, la SHF mostró un saldo e 74,711 millones de pesos, un crecimiento real anual de 4.6%, pero una caída de 4.8% contra el trimestre abril-junio.

En el Banjército, hubo un decrecimiento anual de 3.0% y de 0.4% trimestral, con un saldo a septiembre de 51,050 millones de pesos; mientras que en el Banco del Bienestar, se registró un aumento en su comparación anual de 12.2%, pero una baja de 4.1% contra el trimestre previo. Aquí, el saldo se ubicó en los 3,040 millones de pesos.

Morosidad, con ligero incremento

De acuerdo con la información de la CNBV, el Índice de Morosidad (Imor) dentro de la banca de desarrollo se mantuvo en niveles bajos, con apenas 1.26% a septiembre que, sin embargo, representó un ligero incremento contra el 1.21% de septiembre del 2019.

En la cartera comercial el Imor se ubicó en 1.12%; en consumo en 2.47%; y en vivienda en 9.68 por ciento.

Por institución, el Imor más alto lo registró el Banco del Bienestar con 11.03%; seguido de SHF con 7.14%; Banjército 2.85% y Bancomext con 1.18 por ciento. En Banobras fue de 0.58% y Nafin de 0.38 por ciento.

Garantías cayeron

El reporte de la CNBV refiere que, a septiembre, el monto de las garantías de crédito otorgadas por la banca de desarrollo (excluyendo el crédito inducido) fue de 165,532 millones de pesos, una caída anual de 4.3% y trimestral de 2.9 por ciento. Esta baja obedeció principalmente a las disminuciones en los saldos de Bancomext de 3.9% y en SHF de 6.4 por ciento.

El sector registró una utilidad de 12,077 millones de pesos al cierre del tercer trimestre, una baja anual de 22.4%, a pesar de que el Banco de México ha hecho énfasis en la importancia de este sector en la reactivación.

eduardo.juarez@eleconomista.mx