El trabajo conjunto con la Banca de Desarrollo ha permitido a la banca comercial potenciar el crédito al sector de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) que aportan alrededor de 70% del empleo nacional, ello, de acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM).

Cifras de este organismo refieren que del 2010 al 2018, el saldo de la cartera de crédito a las mipymes pasó de 178,000 millones a 441,000 millones de pesos, un crecimiento de 148% en estos ocho años.

“En particular la banca comercial y la banca de desarrollo deben continuar prestando especial atención a este segmento por dos razones: su importancia para la generación de empleos a nivel nacional y la gran oportunidad y responsabilidad para incrementar su productividad, insertarlas eficazmente en las cadenas de valor ya existentes y convertirlas en empresas de clase mundial”, ha dicho Marcos Martínez, presidente de la ABM.

En cuanto al número de empresas beneficiadas, la ABM ha destacado que también se han registrado avances significativos, pues mientras en el 2010 eran 266,000 las atendidas, en el 2018 fueron 507,000, un crecimiento en el periodo de 91 por ciento.

El banquero destacó que ello ha sido posible precisamente por el trabajo conjunto entre las bancas comercial y de Desarrollo, pues con ello se ha logrado avanzar significativamente en el financiamiento a nuevos nichos del sector.

Como ejemplo, mencionó que las garantías de la Banca de Desarrollo para efecto empresarial a primeras pérdidas se han potenciado 35 veces en los últimos cinco años, pues poco más de 3,000 millones de pesos en garantías se han traducido en créditos por más de 106,000 millones.

“La mitad de los créditos que la banca comercial otorga a las empresas, por montos de hasta 10 millones de pesos, cuentan con apoyo de la Banca de Desarrollo; y más de 90% de los créditos menores a dos millones de pesos se otorga sin requerir una garantía adicional a la que brinda la Banca de Desarrollo”, expuso.

La ABM señala que la garantía de la Banca de Desarrollo permite mitigar el riesgo y por ende contribuye a que las tasas finales al acreditado sean menores.

En este sentido, cifras del organismo cúpula de los banqueros refieren que ello ha permitido otorgar créditos a una tasa competitiva, misma que sólo se ha ajustado conforme al movimiento de la TIIE. Al cierre de diciembre la tasa para las mipymes era de alrededor de 14 por ciento.

La asociación destaca que el modelo de atención de mipymes que ha trabajado la banca comercial con la Banca de Desarrollo en los últimos 15 años ha permitido el direccionamiento del crédito bancario a sectores y regiones de alto impacto, contribuyendo a la formalización de empresas.

Pero, además, expuso el líder de los banqueros el pasado miércoles, de manera conjunta con los reguladores se ha trabajado para simplificar los requisitos en el otorgamiento de crédito a las mipymes, y así se ha reducido a la mitad el número de requisitos de documentos que se piden para hacer el análisis de crédito y su autorización.

“Esto nos ayuda porque se sigue trabajando en hacerlo más sencillo, y la tecnología nos ayudará cada vez más en esto, para el proceso hacerlo más ágil, para que las tecnologías digitales nos lo hagan más eficiente y para que el uso de biométricos nos permita hacerlo en forma más segura”, detalló.

Hoy, de acuerdo con la ABM, las mipymes representan 99.8% del total de las unidades económicas del país y aportan más de 70% de los empleos.

Aún es parte pequeña del portafolio total

No obstante, el crédito de la banca a las mipymes es una proporción pequeña si se compara con el total de la cartera de crédito comercial.

Con base en cifras de la CNBV, a diciembre del 2018 representaba 17.7% del portafolio comercial contra 82.3% destinado a grandes empresas. De hecho en el 2018 hubo una reducción en su comparación anual, pues en el 2017 era de 20.8% el destinado a mipymes.

Además, de acuerdo con cifras recientes del Banco de México (Banxico), alrededor de 80% de las empresas del país (de todos tamaños) aún recurre a los proveedores como su principal fuente de financiamiento.

Sólo 14% de empresas familiares llega a la tercera generación

Por otra parte, de acuerdo con un estudio de Citibanamex y la UNAM, 90% de las empresas en México son familiares, pero sólo 13% de éstas llega a la tercera generación y apenas entre 3 y 4%, a la cuarta.

[email protected]