Para reactivar la economía mexicana, la cual presenta una fuerte desaceleración, BBVA propone bajar el Impuesto sobre la Renta (ISR) a los contribuyentes de menores ingresos.

De acuerdo con un análisis, la reducción de la tasa del ISR implicaría un aumento inmediato en el ingreso disponible de las familias mexicanas y podría generar más empleos formales.

“La instrumentación de la reducción en la tasa del ISR podría hacerse de tal manera que se beneficie a los contribuyentes de menores ingresos, los cuales tienen una relativa mayor propensión marginal a consumir. En el margen, se podrían generar más empleos formales al bajar el costo laboral asociado con el salario bruto”, explicaron los estrategas.

Agregaron que este tipo de políticas públicas contracíclicas ayudaría a la reactivación de la economía pese al reducido espacio fiscal que existe y el alto nivel de la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB).

“Para este año se podría impulsar el consumo privado al destinar una porción de los subejercicios del presupuesto a la reducción del ISR aplicada a los contribuyentes de menores ingresos —con una previa modificación al artículo 23 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria—. No obstante, ello implicaría que se sacrificara una fracción de la meta de 1.0% para el balance primario del 2019 de tal manera que no se comprometiera la disciplina fiscal ni se tuviera un impacto significativo sobre los activos de riesgo mexicanos”.

Iván Benumea, investigador del programa Justicia Fiscal de Fundar, centro de análisis e investigación, explicó que de acuerdo con cifras del SAT al 2015, alrededor de 3.4 millones de contribuyentes pagaban una tasa de ISR de 2.2% por los ingresos bajos que tenían, que eran alrededor de 2,700 pesos.

Juan de la Cruz Higuera, socio director de JCH Abogados, explicó que al bajar la tasa, el dinero inmediato que tendrían los mexicanos de menores ingresos podrá ser utilizado para el consumo, con lo cual se provoca un dinamismo en la economía.

“Es claro que una reducción de la tasa de ISR activaría la economía, pero la propuesta de BBVA no dice a cuánto reducir la tasa —la menor tasa que se fija en la ley es de 1.92%— ni cuánto se activaría la economía con esa reducción”, refirió Iván Benumea.

Añadió que esta medida debería ir acompañada de otras, como bajar las tasas de los créditos, reducir comisiones bancarias, aumentar el salario mínimo, entre otras.

Combatir informalidad para solventar

La reducción de la tasa a personas físicas dejaría menos ingresos tributarios al erario, por lo cual BBVA sugiere una política de combate a la informalidad para, de esta manera, lograr un incremento significativo en la base de contribuyentes.

Actualmente, 56% de la Población Económicamente Activa está en la informalidad. En tanto, el padrón de causantes del Servicio de Administración Tributaria (SAT) registró un total de 75 millones de pagadores de impuestos a junio de este año.

“Siempre que hay un sacrificio fiscal deben tomarse medidas alternas para recaudar lo que se perdería. Es muy importante que haya un combate formal contra la informalidad porque muchos mexicanos no saben qué es pagar impuestos”, agregó Juan de la Cruz.

El combate, refirió, se puede hacer a través de las facilidades que da la autoridad fiscal en regímenes como el de Incorporación Fiscal (RIF) o bien, programas como Súmate.

BBVA refirió que su propuesta podría ser “más rápida y efectiva para apoyar la actividad económica que cualquier otra por el lado del gasto público, salvo una basada en el desarrollo de infraestructura”.