Pese a que la cartera de crédito de Mi Banco Autofin México (BAM) creció más de 50% en el primer trimestre del 2011, apoyado por la recuperación de la industria automotriz, el reto de la institución es empezar a generar ganancias de forma sostenida, ya que en el primer periodo del 2010 perdió 13 millones de pesos y 12 meses después alcanzó utilidades por sólo 1 millón de pesos, de acuerdo con analistas.

BAM inició operaciones en el 2006 y es subsidiaria de Grupo Autofin. Es uno de los dos bancos especializados en el otorgamiento de crédito automotriz, junto con VW Bank México, además de otorgar créditos comerciales y operaciones de reportos, entre otras actividades.

La calificadora Fitch consideró que debido a que en el primer trimestre de este año BAM reportó por primera ocasión resultados positivos, esto se debió a que el costo de las operaciones sigue siendo alto, además de que se encuentra en una industria que ha sido muy volátil en los últimos tres años.

Alejandro Tapia, analista de la calificadora, comentó: BAM aún enfrenta retos para mejorar la estabilidad y consistencia de su rentabilidad, por lo que se espera que los indicadores de desempeño financiero se mantengan positivos pero modestos en el futuro cercano, hasta que el banco logre absorber y diluir sus poco flexibles costos operativos .

La cartera vigente del banco alcanzó 2,086 millones de pesos al mes de marzo del 2011, lo que representa un incremento de 57% comparado con el mismo mes del 2010, con una cartera vencida de sólo 1.37%, apoyado por una mejora en la venta de automóviles en el país.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) reportó que durante mayo del 2011, la comercialización de vehículos y camiones ligeros creció 11.5% anualizado, con un total 68,634 unidades, esto es 7,002 vehículos más respecto al mismo mes del año pasado.

De esta forma, el banco especializado alcanzó un margen financiero de 36 millones de pesos a marzo del 2011, descontando las reservas crediticias por 6 millones de pesos, quedando con un margen financiero ajustado de 30 millones de pesos.

Lo que sumando las comisiones cobradas de 11 millones de pesos y otros ingresos por 7 millones de pesos da como resultado ingresos por 48 millones de pesos, menos 5 millones de comisiones pagadas por servicios de terceros y los 43 millones de gastos de promoción y administración, arrojó un resultado de la operación de cero pesos.

Para Fitch, históricamente el desempeño de BAM ha sido débil ante su modesta capacidad de generación de ingresos y los elevados costos no financieros, ambos factores asociados al relativamente reciente inicio de operaciones y los efectos de la crisis en los volúmenes de negocio, por lo que las recurrentes inyecciones de capital de los accionistas han sido un factor fundamental para compensar las pérdidas netas de BAM.

En el 2009 y el 2010 las inyecciones de capital que realizó su controladora Grupo Autofin sumaron 237 millones de pesos, lo que dejó un Índice de Capitalización del banco de 21.7% al primer trimestre del 2011.

Al mes de marzo del 2010 el banco tenía 23 sucursales en el país.

[email protected]