En caso de aprobarse la iniciativa de modificación a la Ley del Banco de México (Banxico), la cual pretende que el organismo adquiera dólares excedentes en instituciones financieras para integrarlos a las reservas internacionales, se limitarían los recortes en la tasa de interés para el siguiente año, de acuerdo con la calificadora HR Ratings.

La firma explicó en un análisis que, en caso de aprobarse la iniciativa, la cual se pausó su discusión y votación en el Congreso de la Unión, se podrían desencadenar efectos como un repunte en la percepción de riesgo, así como en las tasas de largo plazo, una salida de capitales y en una depreciación del tipo de cambio, factores que serían tomados en cuenta por parte de la Junta de Gobierno del Banxico en sus decisiones de política monetaria del 2021.

“Estos factores serían tomados en cuenta por parte de la Junta de Gobierno en sus decisiones de política monetaria y en consecuencia limitar los recortes en el siguiente año”, detalló la firma, la cual, con base en los últimos indicadores, en especial de inflación, recientemente modificó su expectativa de política monetaria para el 2021 a una tasa de 3.75% desde 4% previo.

De acuerdo con una agencia informativa internacional, pese al análisis de la iniciativa que se ha dado en estos días y seguirá las primeras semanas de enero, los legisladores de Morena impulsores de la misma, Alejandro Armenta y Ricardo Monreal, buscarán su aprobación definitiva en el Congreso, con el fin, según ellos, de solucionar el problema de la falta de opciones que se tienen para el cambio de dólares en el país.

Presiones inflacionarias

Según la calificadora, si bien el escenario actual permitiría un espacio para dos recortes más a la tasa de interés, el reciente anuncio de semáforo rojo en varias entidades del país podría presentar presiones inflacionarias, lo cual complicaría también el panorama de política monetaria al menos para el primer trimestre del 2021.

En la última reunión de política monetaria, la Junta de Gobierno del Banxico decidió mantener la tasa de referencia en 4.25%, en línea con las expectativas de esta calificadora, luego de un ciclo de recortes que se mantuvo durante 14 meses.

De acuerdo con la agencia, la decisión de la Junta de Gobierno del banco central era esperada por la firma en el sentido de que habría al menos tres votos a favor para mantener la tasa de referencia y un voto —que al final fueron dos— en contra de la decisión para reducirla en 25 puntos base.

“Consideramos que los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel votaron para reducir la tasa. Inicialmente teníamos nuestras dudas de cuál sería la votación del subgobernador Esquivel, ya que en la decisión de política monetaria anterior votó para mantenerla, generando confusión dada la inconsistencia”, destacó la calificadora.

HR Ratings apuntó que si bien la tendencia a la baja de la inflación, la cual pasó de 4 a 3% en casi dos meses, implica un mayor espacio para recortes adicionales, el semáforo rojo anunciado en algunas entidades a causa de la emergencia del coronavirus, generaría presiones inflacionarias en los precios de las mercancías por un tema de oferta.

“Adicionalmente, tendríamos el choque del incremento de 15% en el salario mínimo del cual los empresarios están en desacuerdo, por lo que es probable que en esta ocasión este incremento tenga efectos más evidentes sobre el empleo y la inflación”, apuntó la firma.

Se prevé un repunte en la inflación de los energéticos durante el segundo trimestre del 2021 y en el de las frutas y verduras en el segundo semestre.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx