Uno de los segmentos de mayor crecimiento en la gestión de activos a nivel mundial es la inversión sostenible. Los inversionistas institucionales están considerando factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG por sus siglas en inglés – environmental, social, and governance), a la hora de decidir sus inversiones.

“En los últimos años ha sido muy importante la evolución de los criterios para las inversiones ESG o ASG y se han convertido en variables importantes para tomar decisiones de inversión”, comentó Álvaro Meléndez Martínez, vicepresidente técnico de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

Explicó que antes sólo se veían los números robustos como son los estados financieros, reportes y estados de resultados que dan las empresas en materia financiera, pero la tendencia ha sido identificar los factores ESG.

“Pero, ya hay más investigación, por ejemplo, la información sobre los gases de efecto invernadero (GEI) y los impactos en la economía, en las personas y en las comunidades han llevado al mundo a ver la importancia de las inversiones”.

Meléndez, quien fue el economista en Jefe de la CNBV y consultor para la ONU y el Banco Mundial dijo que los Acuerdos de París han sido fundamentales, para hacer la transformación en el mundo de las finanzas, 200 países se comprometieron para reducir el calentamiento global para el 2030.

Herramientas de análisis

Entre los instrumentos y las herramientas para medir los criterios ESG, las agencias calificadoras han estado incorporando dichos criterios en sus análisis, consideró Meléndez.

Incluso las calificadoras están tomando en cuenta factores económicos, ambientales y sociales. Entre los económicos destacan: gobierno corporativo, código de conducta, cumplimiento de la normativa (compliance), la administración de riesgo y de crisis y la administración de la innovación.

Mientras que, algunos de los elementos ambientales a tomar en cuenta son: el sistema de gestión medioambiental, el desempeño medioambiental, la estrategia climática y la gestión responsable de productos. En cuanto a los indicadores sociales ponen atención en las acciones de capital humano, de atracción y retención de talento, de salud y seguridad en el trabajo, de participación de las partes interesadas y los informes sociales.

“Lo importante es revisar el análisis ESG de una empresa y eso apoya a la toma de decisiones en el momento. Las empresas se empiezan a mover en este tipo de parámetro”, dijo el vicepresidente de la Amafore.

Mencionó que ya hay índices bursátiles que empiezan a ser mucho más relevantes en temas de ESG. ”Gran parte de las emisiones de ETF’s (exchange-traded fund, o fondo de inversión cotizado) que se han realizado este año, incluyen los temas sociales, ambientales y de gobierno corporativo”.

Mencionó que están listando las  variables ESG con el gremio, y ya algunas administradoras se han acercado a criterios internacionales. “Vamos evolucionando a tener los mejores criterios internacionales y lo que hemos hecho es adelantarnos un poco a la regulación. En enero del 2022 nos van a pedir varios que en los procesos de inversión, se tomen en cuenta todos los criterios ESG”, dijo.

Beneficios para los aforados

Meléndez consideró que el beneficio principal es que estamos cuidado el medio ambiente, la comunidad y la sociedad y se está analizando a los órganos de gobierno en cada uno de los proyectos o empresas en los que se decide invertir.            

“Hay un gran interés de las afores por invertir en ESG, no sólo por la tendencia sino por el compromiso que hay con el país”, concluyó.

[email protected]