Grupo Famsa solicitó atenerse a concurso mercantil en México, así como al Capítulo 15 del Código de Bancarrota de Estados Unidos, luego de que la asamblea de accionistas aprobara dichos trámites.

Este jueves 6 de agosto, la minorista de línea blanca presentó ambas solicitudes ante las autoridades jurisdiccionales competentes de cada país, por lo que ahora queda esperar el ser admitidas. La compañía buscará alcanzar un acuerdo y una solución integral mediante la búsqueda de una reestructuración de sus pasivos. 

Famsa mencionó que derivado de los efectos financieros que repercutieron en la difícil situación de la compañía, la Asamblea General Ordinaria buscará fortalecer su situación financiera, salvaguardar sus intereses y los de sus acreedores.

Actualmente la emisora tiene una caída 83.72% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y sus acciones se venden en apenas 72.6 centavos y un valor de capitalización de 413.9 millones de pesos.

El pasado 30 de junio las autoridades financieras mexicanas informaron sobre la revocación de la licencia a Banco Ahorro Famsa, por la realización de “malas prácticas”. Ello derivó en que su índice de capitalización se deteriora y quedara muy por debajo de lo que marca la regulación financiera.

El concurso mercantil es el recurso legal al cual acuden las empresas para entablar negociaciones con sus acreedores cuando el peso de sus adeudos es tal que les es imposible seguir al corriente en todos los pagos conforme se van venciendo. 

ariel.mendez@eleconomista.mx