Las empresas dedicadas a la autoproducción de vivienda tendrán una menor inversión en este 2019 respecto a las que han realizado en años anteriores, en línea con el lento dinamismo que ha tenido el sector viviendero en los primeros meses del año, que se debió en parte por la llegada del nuevo gobierno y por la atención que se ha dado al tema de reconstrucción, el cual se quedó pendiente en el gobierno anterior, indicó Carlos de la Garza, presidente del Consejo Nacional de Vivienda Económica Social y Sustentable (Convives).

En el marco del convenio entre Convives y la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), De la Garza explicó que tradicionalmente el sector de la autoproducción de vivienda, que se enfoca a la atención de las personas de más bajos recursos en zonas rurales, ha realizado cada año una inversión cercana a los 750 millones de pesos; sin embargo, para este 2019, debido al lento dinamismo del sector, se prevé que ésta sea de 500 millones de pesos.

“La influencia que vamos a tener en el Producto Interno Bruto en este año (...) en cuestión de inversión ha disminuido. Si bien, nuestra inversión siempre es menor porque nosotros no tenemos que comprar suelo para construir la vivienda porque atendemos a quien ya tiene un suelo, en el tema de la logística, que es fundamental, ha sido menor el crecimiento de las inversiones de nuestro sector”, explicó De la Garza.

Asimismo, el presidente de Convives, que representa a 55 empresas enfocadas a la autoproducción de vivienda, indicó que en años anteriores se realizaban 20,000 acciones mediante el modelo de autoproducción; sin embargo, será difícil que este año se llegue a dicha cifra, pues en los primeros seis meses de este 2019, que normalmente eran los de mayor actividad, apenas van 1,000 acciones, es decir una caída de 84% respecto al mismo periodo del año anterior, cuando se registraron 6,587.

“Ya tendríamos que estar mucho más avanzados, porque tradicionalmente el primer semestre era más activo porque los sistemas se cerraban en noviembre, entonces era importante llegar al último trimestre con 90% de las metas cumplidas”, expuso De la Garza.

Cuestionado sobre los factores de este menor dinamismo en el tema de la vivienda, que ha afectado tanto a la colocación como a la construcción de casas para sectores de bajos ingresos, De la Garza explicó que la llegada del nuevo gobierno ha afectado la derrama de subsidios destinados a este modelo y, además, se ha dado prioridad a las acciones de reconstrucción en zonas dañadas por catástrofes naturales recientes.

“Los primeros 90 días de este año fueron días de mucha reivindicación de oficinas, retomar sistemas, revisar procesos y protocolos existentes, y esa revisión tomó mucho, entonces el arranque se concretó en abril y llevamos menos de 90 días en ello”, comentó el presidente de Convives.

“El otro factor —añadió— ha sido el tema de la reconstrucción, si bien es cierto que la autoproducción es importante, este gobierno nace con esta deuda de reconstrucción y en la agenda es una prioridad terminar en el tema de la reconstrucción”.

El modelo de autoproducción de vivienda permite a los beneficiarios participar en la construcción de sus hogares, con el acompañamiento de asistencia técnica, un apoyo del gobierno federal y un financiamiento de una entidad financiera, que principalmente proviene de la banca social.

En este contexto, la Conavi, quien dispersa los subsidios, firmó con Convives un convenio con el fin de facilitar conjuntamente programas y proyectos de vivienda en sus modalidades de autoproducción, mejoramiento, ampliación y reconstrucción.