Hace un año se puso en operación la plataforma de cobros digitales, CoDi, impulsada por el Banco de México (Banxico). En una primera etapa, la estrategia se centró en enrolar cuentas de usuarios de la banca, lo mismo que a pequeños comercios. Ahora viene una de masificación que contempla incorporar esta alternativa de pago desde el teléfono celular a las grandes cadenas comerciales, plataformas de comercio electrónico, proveedores, transporte público y otros servicios gubernamentales.

Aunque hoy se está lejos de la meta que se puso a finales de septiembre del 2019, cuando se estableció que para septiembre de este año habría 18 millones de cuentas enroladas, contra los 5.1 millones que hay hoy día, jugadores del sector confían en que, una vez que se logre una masa crítica, las cifras crecerán de forma importante. Además, la pandemia puso una pausa en la expansión de esta plataforma.

Miguel Díaz, director general del sistema de pagos del Banxico, explica que hoy existen alrededor de 150 empresas, en diferentes niveles de desarrollo, para poder aplicar CoDi en sus funciones, por lo que prevé que en los próximos dos o tres trimestres empiecen a salir con esta opción.

“Iremos viendo un poco cómo van saliendo las empresas en los siguientes dos o tres trimestres; va ir saliendo un flujo constante de empresas de bastante tamaño, que te da un poco esa visión de que ya se empieza a recibir en varios lugares”, precisa.

En entrevista con El Economista, el funcionario menciona que en la actualidad las tiendas Chedraui, La Comer y Telcel, reciben CoDi como medio de cobro. Pero adelanta que otras que se sumarán son Sanborns, Sears, y algunas farmacias con presencia nacional, entre otras.

“La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) lo que está haciendo es generar (el CoDi) dentro de los servicios que ofrece de plataforma de pagos; está ofreciendo a sus asociados el poder recibir el pago con CoDi”, argumenta.

Pero también refiere que grandes adquirentes (empresas de terminales punto de venta) como Evo Payments, están alistándose para incorporar este tipo de pago; además de que los bancos están empujando con fuerza esta alternativa y también se ven opciones en plataformas de comercio electrónico.

“Creemos que va bien, hacia adelante van a empezar a ver pues que poco a poco van a ir saliendo más y más empresas que empiezan a ofrecer la posibilidad de recibir los pagos por CoDi. Ya tenemos, de un lado, la parte de los 5 millones de usuarios, potenciales receptores de pago (...) Y lo que se está trabajando, lo que están muchos jugadores desarrollando en este momento, son cada vez más lugares donde se pueda pagar”, dice.

También en distribución, transporte y gobierno

Miguel Díaz menciona también que ya hay pilotos con empresas de distribución que llevan los productos a los negocios de barrio (como refrescos, galletas, botanas) para que los repartidores puedan utilizar el CoDi, y lo impulsen entre los pequeños comercios, con los que se tendría una mayor penetración y, a futuro, una mayor inclusión financiera.

De igual forma, comenta que también, tal y como ya pasa con los taxis de la ciudad de México, se trabaja con algunos gobiernos locales y federal, para ver qué tipo de pagos se pueden realizar a través del CoDi.

Es sencillo de usar y no tiene el fin de fiscalizar

El directivo del Banxico destaca que la experiencia en este año de operación, es que al principio las personas se resisten a utilizar CoDi, pero una vez que se dan cuenta que es muy sencillo y seguro, quedan sorprendidos.

Además, hace énfasis en que con esta plataforma de ninguna manera se busca fiscalizar a la población. “Tiene que quedar muy claro en la población, que el Banco de México no tiene ninguna finalidad fiscal (...) A nosotros nos interesa que la gente pueda hacer una transición del mundo del efectivo hacia el mundo de los pagos electrónicos por que con ello se les abre el mundo de la inclusión financiera”.

Reforzar educación financiera y que gobierno impulse más

Rodrigo Kuri, director general adjunto de Citibanamex considera por su parte que, para el caso de este banco, ha sido un año exitoso en términos de adopción del CoDi, pues más de 1 millón de sus clientes, ya están enrolados a la plataforma y transacciona 27% de ese mercado.

Sin embargo, reconoce que para que haya una mayor adopción de esta alternativa de pagos, debe reforzarse la educación financiera que se le da a usuarios y clientes, y que se entienda mucho mejor el mecanismo de uso; pero también el gobierno debe ser más claro en precisar que no se trata de una herramienta de fiscalización, además de que otorgue incentivos.

En entrevista, precisa que muchos de los pagos referenciados que realiza el gobierno, principalmente de programas sociales, hoy se realizan en sucursales, tendencia que podría revertirse y hacerlos de manera digital.

“Digitalizar esa cadena de pagos es un incentivo clarísimo para que haya una adopción masiva de CoDi (...) Ahí tenemos un área de oportunidad que si trabajamos de la mano con el gobierno, podemos ampliar la red”, señala el funcionario.

eduardo.juarez@eleconomista.mx