Esta semana se cumplieron cinco años de la protesta organizada por alumnos la Universidad Iberoamericana en contra de quien entonces aún era candidato a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto. Al desacreditar esta protesta estudiantil, ni el candidato y actual presidente ni su partido pudieron vislumbrar el nivel de enojo social que desembocó en el movimiento #YoSoy132.

A cinco años del surgimiento de #YoSoy132, muchos de los actores que participaron en la protesta social, que culminó con la represión de miles de jóvenes y adultos el día de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, recordaron lo que significó levantar la voz ante la imposición mediática de un candidato y ante el sistema de corrupción que gobernaba y sigue gobernando México.

Decir que no pasó nada es una lectura muy reductora y simplista, porque evidentemente la irrupción de estos movimientos significó en este país volver mucho más evidente la crisis del sistema y puso el dedo en dos cuestiones que son fundamentales, por un lado, el monopolio en los medios de comunicación y por el otro, desnudó los artilugios del poder , explicó Rossana Reguillo, académica del ITESO y experta en culturas juveniles, en entrevista con Gabriela Warkentin y Javier Risco para W Radio.

Para la investigadora del ITESO, los frutos de #YoSoy132 son varios. #YoSoy132 fue un movimiento surgido en las redes y sentó un precedente para protestas posteriores, como fue el caso de las manifestaciones por los estudiantes asesinados en Ayotzinapa, Guerrero.

Yo creo que #YoSoy132, en su lógica, logró cambiar la demanda por el mensaje y esto es profundamente político. La demanda tiene como interlocutor al Estado, el mensaje se entrega a la sociedad. Yo no te reconozco Estado como interlocutor y entrego un mensaje a la sociedad , dijo Reguillo en la entrevista con W Radio.

De acuerdo con la investigadora, el problema de la desaparición de este movimiento fue que la velocidad a la que sucedieron los acontecimientos de #YoSoy132 no dio el suficiente tiempo para hacer la transición de mando en los estudiantes más jóvenes , por lo que el movimiento fue desmantelado.

En entrevista con Carmen Aristegui (http://aristeguinoticias.com/1105/mexico/cinco-anos-de-yosoy132-el-movimiento-anti-pena-alfredo-lecona-video/), el activista y defensor de los derechos Humanos, Alfredo Lecona, quien formó parte del movimiento #YoSoy132 durante las elecciones presidenciales del 2012, dijo que tanto los integrantes del movimiento como la sociedad en general estamos viendo en los últimos días cosas que nunca habíamos visto, estamos conociendo cosas que no nos imaginábamos que estaban ahí cuando nosotros salimos a la calle hace cinco años, cuando nosotros advertimos de este posible regreso autoritario del PRI .

Según Lecona, el gobierno de Enrique Peña Nieto ha rebasado las expectativas de lo que el movimiento pensaba que podría pasar: No sabíamos en ese momento que nosotros teníamos nuestro 132, pero que ellos también tenían sus 132 kilómetros concesionados a OHL, gracias a los cuales se hicieron de una bolsa ilimitada de dinero, lo que los ha llevado al poder sin rendir cuentas .

Expansión

El movimiento #YoSoy132 pasó de lo estudiantil a lo popular. Fue formado por asambleas interuniversitarias a las que se anexaron personas de todo el país y, en palabras de Lecona, en realidad no existió ninguna asamblea que desintegrara el movimiento ni una declaratoria que advirtiera que el movimiento había muerto.

El #YoSoy132 se quedó como un código de encuentro que se ha seguido activando con el paso de los años. Creo que la indignación es nuestro principal punto de encuentro y ahí nos hemos visto compañeras y compañeros en tanta cosa que ha pasado en este sexenio de atropellos y de autoritarismo. Nos encontramos en Ayotzinapa, nos encontramos en la nueva ley Peña-Televisa-Doring-Anaya , explicó Lecona en entrevista con Carmen Aristegui.

Uno de los principales mensajes del movimiento fue la democratización de los medios de comunicación. Y, según Rossana Reguillo, ahora hay una profusión de medios independientes nunca antes vista, muchos de los cuales surgieron a partir de la iniciativa de los estudiantes que participaron en el movimiento.

Para Alfredo Lecona, partir de la democratización de los medios de comunicación era lo más importante, debido a que este era el factor que daría pie a una sociedad informada y por tanto, indignada.

El 1 de diciembre del 2012, día de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, 105 personas fueron detenidas durante las protestas que organizó el movimiento #YoSoy132 y 28 días después obtuvieron su libertad los últimos presos políticos que había generado esa jornada represiva.

Caímos en la cuenta de la capacidad que tiene el Estado para desarticular movimientos y usar los medios de comunicación a su alcance para decir que el movimiento era un movimiento violento, que éramos anarquistas, terroristas y quién sabe cuánta cosa (...) De ahí todo fue para abajo. Así nos recibió el sexenio de Enrique Peña Nieto y de Miguel Ángel Mancera , dijo Alfredo Lecona.

[email protected]

erp