Para este 2010, se asumió el compromiso por parte de los diputados federales de analizar, si se reduce el financiamiento a los partidos. Y para ello, sólo queda el próximo periodo ordinario de sesiones, el de septiembre a diciembre.

Del movimiento Ya Bájenle, Rogelio Gómez Hermosillo advierte que están obligados –como organización- a que cuando inicie el periodo de sesiones, se plantee nuevamente la exigencia de reducir la bolsa de recursos, que en este año alcanzó los 2,997 millones de pesos.

Y es que como parte del Presupuesto de Egresos 2010, los legisladores incluyeron una disposición, que dejó abierta la puerta para que los partidos recorten sus gastos.

En el artículo 21 del decreto, se estipuló que una vez modificado el régimen de financiamiento público de los partidos, para efectos de reducir la administración anual prevista en el gasto programable del IFE, el presupuesto de éste se ajustará a la reducción aprobada.

Es un compromiso político, porque no tiene fecha, pero es obvio que es un compromiso y que fue la salida que le dieron los diputados a la presión que logramos hacer durante el proceso el año pasado, en la aprobación del presupuesto , indica Gómez Hermosillo, presidente de Alianza Cívica, que junto con otras organizaciones conforman Ya Bájenle.

El periodo de sesiones febrero-abril ya ha concluido y el tema no se concretó. Lo que pasa es que no hubo ninguna reforma política (...) No es la justificación, pero sí está en el contexto... , indica Gómez Hermosillo.

Digamos que estamos totalmente inconformes y molestos pero en general, porque no hubo reforma política que abriera el sistema y que respondiera a las exigencias ciudadanas, que son varias, y ésta (de reducir el financiamiento) era una de ellas .

FÓRMULA PROPIA

Como organización no gubernamental cuentan con una propuesta concreta para reducir el financiamiento.

Actualmente, la ley contempla una fórmula para calcular el financiamiento que incluye dos factores: el salario mínimo y el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral. Se multiplica el número de ciudadanos por 65% del salario mínimo para obtener el monto.

Es una fórmula muy tramposa, porque entonces hagan lo que hagan los partidos tienen garantizado un presupuesto creciente, pues conserva su valor, porque está el factor salario mínimo, y el padrón va creciendo por tendencia demográfica lógica... , considera el representante de Alianza Cívica.

Ya Bájenle plantea que se multiplique 65% del salario mínimo por el número total de votos válidos.

Obliga a los partidos a buscar el voto ciudadano y les da un incentivo para realmente enfrentar la abstención. En este momento, la abstención a ellos no les importa, le echan la culpa a las autoridades electorales (...) como si fuera problema de ellos y no lo es , dice Gómez Hermosillo.

[email protected]