Las reformas al poder Judicial, que incluyen la ampliación por dos años de la presidencia de Arturo Zaldívar en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), fueron aplazadas ayer 21 de abril, para su discusión y votación en el pleno de la Cámara de Diputados hoy, aun cuando la mayoría del Morena y sus aliados buscaban que pasara el tema en fast track.

La discusión, que inició con reclamos sobre la debida aplicación de los procedimientos parlamentarios por parte de la Mesa Directiva de San Lázaro, concluyó ayer con críticas hacia la presidenta la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri (PRI), quien levantó la sesión del pleno en la que se tenía contemplado discutir los dictámenes sobre la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República y el de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Y es que legisladores de Morena y aliados, utilizaron su voto ponderado para incorporar al orden del día del pleno y enlistar ambos dictámenes para su publicidad y eventual debate, dispensando los trámites, es decir, que no se discutiera en comisiones.

Las bancadas de oposición rechazaron ésta última acción ya que consideraron que, debido a la naturaleza de los temas, éstos debían ser analizados a detalle a través, incluso, de un parlamento abierto.

Peligro de inconstitucionalidad

Al inicio de la sesión, la diputada Sauri Riancho explicó que en reunión previa se sometió a discusión la solicitud de la Junta de Coordinación Política de incluir los dos asuntos en la sesión, al tiempo que, dijo, alertó sobre los peligros de dispensar los trámites de las reformas en cuestión.

“Los procedimientos se pueden volver fuente de cuestionamiento que lleven incluso a una acción de inconstitucional. Hice referencia de la Ley de Seguridad Interior, que fue declarada toda ella inconstitucional”, sostuvo.

Recordó que en aquella ocasión, “ la ministra ponente señaló que se violentó el proceso legislativo y había dejado en indefensión el indispensable debate parlamentario”.

Mientras que el coordinador de Morena, Ignacio Mier Velazco, argumentó que es “práctica parlamentaria” la dispensa de trámites, a lo que el PAN y PRD acusaron como una maniobra para aprobar “a espaldas de la nación y en lo oscurito” dos temas relevantes para el futuro de la República.

Cabe señalar que para asegurar la aprobación de ambas reformas, Morena había llamado a todos sus diputados, a lo cual acudieron 255 de sus 256 integrantes.

maritza.perez@eleconomista.mx