Al mismo tiempo que el presidente Andrés Manuel López Obrador hacía un balance de su primer año de gobierno, la familia LeBarón realizó una marcha para reclamar por la falta de acciones gubernamentales que ayuden a dar con el paradero de las miles de personas desaparecidas, además de exigir justicia por los asesinatos en el país.

En la manifestación convocada por Julián LeBarón participaron integrantes de partidos de oposición, así como ciudadanos, en donde, mientras algunos exigían la renuncia del titular del Ejecutivo Federal, otros solicitaban mayor seguridad, mejores condiciones de salud y crecimiento económico.

En el recorrido, las y los asistentes gritaban: “¡Aquí estamos los que razonamos!, ¡Se ve, se siente , no sirve el presidente!”, entre otras consignas.

El contingente partió del Ángel de la Independencia rumbo al Monumento a la Revolución, en donde los integrantes de la familia LeBarón subieron a un templete para dedicar unas palabras a quienes asistieron. Al inicio, se dedicó un minuto de silencio por el asesinato de nueve integrantes de la familia LeBarón el pasado 4 de noviembre.

En el uso de la palabra, Adrián LeBarón cuestionó cómo podrían unirse las y los mexicanos antes de ser asesinados.

“Matar mujeres, niños y bebés es un acto despiadado para un padre, para una madre, para una familia y para el país. Seguir viviendo nuestras vidas como si nada sucediera es un acto de cobardía”.

Se disculpó con las y los asistentes ya que dijo que la marcha no defendía ningún interés político, sino que era un llamado para la justicia.

“Lo que está en amenaza es la vida y si no tenemos cómo defender la vida, no tenemos cómo proteger la libertad y para hacerle la batalla a quienes nos la estén quitando, ellos no son mexicanos. Estamos invitando a todos a ponernos de acuerdo porque esto es más importante que nuestras diferencias”, manifestó Julián LeBarón.

Posteriormente, la familia convocó a los asistentes a marchar rumbo al Museo Memoria y Tolerancia en donde colocaron una manta en memoria de los masacrados; ahí solicitaron detener las consignas políticas para que fuera un momento de solidaridad.

En la manta se mostraban las banderas de México y Estados Unidos; la familia LeBarón afirmó que representaban la importancia de que ambas naciones colaboraran en contra del crimen organizado.

A pregunta expresa sobra la detención de tres presuntos implicados en el caso del asesinato de sus familiares, Julián LeBarón aseguró que es necesaria la unión para detener a los criminales.

En tanto que Adrián LeBarón concluyó, tras la movilización, que se tiene “que hacer mucho más que marchar, tenemos que poner a los criminales contra la pared y la autoridad cuando no hace su trabajo ¡Yo sí estoy listo para entrarle a la guerra!”.

[email protected]