Surgido del movimiento Yo Soy 132 y de la organización Wikipolítica, de la que forman parte 17 candidatos independientes a senadores (dos), diputados federales (tres) y diputados locales (12), Roberto Castillo, busca convertirse en diputado local sin partido en el primer Congreso de la Ciudad de México.

En entrevista, dijo que de ganar la elección tiene claro que la política es diálogo y construcción de acuerdos para hacer leyes.

Sin embargo, aclaró que la construcción de pactos legislativos debe partir del diálogo transparente, sin acuerdos bajo la mesa y en función de metas compartidas.

Eso nos da flexibilidad porque yo no busco un departamento, un moche o dinero, sino genuinamente cambiar las cosas.

Nosotros entendemos que esta es una diputación entre 66 de los partidos políticos, nuestra chamba es convencer de verdad a la gente para que voten por nosotros y no nos suelten, que nos acompañen, para que cuando impulsemos una ley tener ahí a muchas personas activas, interesadas y que haya un costo político para los partidos políticos de no hacernos caso.

Dijo que espera la próxima Legislatura local habrá un escenario de sufragio dividido y ahí el voto de un diputado independiente pesa más para construir mayorías.

El aspirante a legislador planteó que de los diferentes problemas públicos de la ciudad se dedicará particularmente a regulación del mercado inmobiliario y el reordenamiento territorial de la capital.

Concretamente, indicó, el objetivo es terminar con los acuerdos oscuros entre autoridades y empresarios inmobiliarios para autorizar cambios de uso de suelo que no tienen sentido, para no respetar la normatividad de construcción y las reglas que hay sobre el ordenamiento territorial. Eso implica preservar reservas territoriales que tienen como fin, entre otros, la recarga de mantos freáticos.

Asimismo, dijo que tendría un lugar importante en su agenda el reconocimiento de quienes se dedican al trabajo de cuidado, como las personas que atienden a los ancianos, a los menores de edad, enfermos o grupos vulnerables.

Añadió que son trabajos que hoy no se están reconociendo pero que si se dejan de hacer la ciudad no funciona.

Además, una parte importante será trabajar para dignificar la política y demostrar que no todo es clientelismo y que se puede hacer política sin repartir tinacos. Eso pasa por reducir los privilegios de la clase política, explicó.

El activista quiere legislar

Egresado del CIDE, donde estudió Ciencia Política y Relaciones Internacionales, el candidato a diputado local por el distrito 26 dice estar convencido de que en estos momentos los partidos políticos no son la opción para solucionar los problemas públicos.

“Estamos convencidos de que si no haces política alguien más la va a hacer y quienes la están haciendo ahorita por nosotros la está haciendo mal y eso es lo que nos mueve a hacer lo que estamos haciendo”.

Reconoce que las candidaturas independientes no son una panacea y que nacen porque el sistema de partidos no representa a todas las personas. “Creemos que los partidos políticos deben existir, son deseables en una democracia, pero hoy no funcionan como debe ser. Parecen que todos gobernaban igual, con estructuras clientelares”.

Dijo que deben rescatarse y mucha de la lucha que están haciendo los independientes es subirles la vara para mejoren la chamba que están haciendo.

“Nosotros existimos porque ellos no están cumpliendo su trabajo”.

Roberto Castillo

•  Nació el 17 de septiembre de 1990 en la Ciudad de México.

•  Es licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales por el CIDE.

Se ha desempeñado como

•  Fundador de Wikipolitica

•  Integrante del movimiento Yo soy 132

•  Investigador en Transparencia Mexicana blica por la Universidad de York en Reino Unido.

diego.badillo@eleconomista.mx