El 71% del PIB de México está altamente expuesto a los riesgos que conlleva el cambio climático que cada vez causa fenómenos hidrometeorológicos más violentos, sin embargo, a la fecha sólo dos entidades federativas, Chiapas y Jalisco, cuentan con Atlas de Riesgos actualizados y con una cobertura y calidad adecuadas, advirtió la aseguradora Axa en un estudio.

En total, son 28 los estados que cuentan con un Atlas de Riesgo, sin embargo, 14 de ellos no cubren terremotos, huracanes o inundaciones, lo que acota la capacidad de prevenir y responder rápidamente a la reconstrucción en zonas afectadas por eventualidades.

En su reporte Prevenir, mitigar y asegurar: cambio climático y desastres naturales , la empresa asegura que para el año 2050, México podría perder el equivalente a 2.5% de su Producto Interno Bruto (PIB) si no se toman medidas preventivas contra los riesgos que trae el cambio climático.

Los desastres naturales, como los sismos, pueden imponer una carga financiera a los gobiernos, particularmente los locales, que no cuentan con mecanismos financieros de rehabilitación. Por ejemplo, entre 1999 y el 2011, los gobiernos estatales y municipales aportaron casi 80% de los recursos para reconstrucción, incluidas casas de bajos recursos , refiere el estudio.

Para Hugo Martínez, director de Relaciones Gubernamentales de Axa, los estados no invierten en mejorar sus Atlas de Riesgo por falta de interés. El tema de los recursos es importante. Pero no es sólo un tema de recursos. Si no existe el tema como una prioridad en la agenda de gobierno, independientemente de si haya recursos o no, no va a suceder.

Cayó 13% el aseguramiento

El documento cita que sólo 10% de las pequeñas y medianas empresas, así como 5% de las casas habitación en el país, cuentan con un seguro que cubre eventualidades naturales, ya que no existe una cultura de prevención ni entre los sectores de la población, ni desde el gobierno, cuyas políticas van encaminadas principalmente a reconstruir.

En el mercado de aseguramiento de casas, las contrataciones de pólizas han tenido un decrecimiento de 13% durante el último año. Mientras la mayor penetración está en el Distrito Federal y Quintana Roo, en contraste, Oaxaca y Chiapas, pese a ser estados altamente sísmicos y lluviosos, se ubican al último de la tabla.

Los costos por sismos, actividad volcánica y fenómenos hidrometeorológicos superaban hasta en 600% los recursos del Fondo nacional para la Prevención de Desastres Naturales (Fopreden), alerta.

Ante ello, el reporte de Axa hace hincapié en la necesidad de crear mecanismos de financiamiento o fondos a nivel estatal para reconstruir infraestructura local ante sismos u otros desastres.

Es necesario robustecer la estrategia de reconstrucción o complementaria, a través de la transferencia de riesgos al sector privado de seguros y reaseguradoras , concluye.

milen.merida@eleconomista.mx