Alfredo Castillo, comisionado para la Seguridad en Michoacán, informó que las 11 personas que murieron en el enfrentamiento registrado en La Ruana accionaron sus armas de fuego.

Castillo informó que comenzó la entrega de los 11 cuerpos a sus familiares, mientras elementos de la Procuraduría de Justicia de Michoacán recabaron testimonios y realizaban peritajes en La Ruana, donde ocurrió el enfrentamiento.

Alfredo Castillo afirmó que aunque ya concluyeron las necropsias de los 11 cuerpos, aún no se puede determinar qué bando inició el ataque, si el de Simón El Americano o el de Hipólito Mora.

En un mensaje a medios en Morelia, confirmó que algunos de los cuerpos presentaban disparos por la espalda, aunque hay claridad en que las 11 personas que perdieron la vida en el enfrentamiento en La Ruana accionaron armas de fuego.

Aseguró que el enfrentamiento era difícil que pudiera evitarse por el encono histórico que hay entre el fundador de las autodefensas Hipólito Mora y el integrante de la Fuerza Rural, Luis Antonio Torres, alias Simón El Americano.

El Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán reiteró que ya se solicitó a Hipólito Mora y sus simpatizantes, así como a Simón el Americano y sus seguidores, que entreguen las armas para llevar a cabo pruebas periciales.

Informó que el área en la cual se registró el enfrentamiento está resguardada por la Procuraduría de Justicia del estado y elementos del Ejército.

No tenía un problema personal contra El Americano: Hipólito Mora

Hipólito Mora afirmó que no tenía un problema personal con Luis Antonio Torres Morales, conocido como Simón El Americano, sólo que en una ocasión, dijo, le cuestionó que utilizara vehículos de lujo y que su procedencia se desconocía. Me agarro odio, me agarró coraje , afirmó.

Reiteró que la agresión provino de los elementos de la Fuerza Rural de Luis Antonio Torres, y que su gente asesinó a su hijo, Manuel Mora. Asimismo, cuestionó que los elementos de la Gendarmería y del Ejército hayan desarmado a sus elementos, mientras que la gente de El Americano siguió con sus armas.

[email protected]