En los últimos días, la labor del Consejo Nacional de Evaluación de Desarrollo Social (Coneval) generó una discusión entre quienes consideran que esa institución no sólo debe permanecer, sino fortalecerse, y aquellos que defienden la posición del presidente Andrés Manuel López Obrador en relación a que se le deben recortar recursos para evitar dispendios dentro del instituto.

En entrevista, la presidenta de la Comisión de Desarrollo y Bienestar Social del Senado, Elvia Marcela Mora Arellano del PES, opinó que implementar una política de austeridad al Coneval no lo pone en riesgo, ni atenta contra su autonomía o funcionamiento, sólo se trata de evitar el dispendio de recursos, aseguró.

Por su parte, el senador panista Gustavo Madero dijo que con el anuncio de que se someterá al Coneval a la política de austeridad, hay que cuidar que ello no afecte su desempeño y sobre todo que no se intente vulnerar su autonomía.

El también integrante de la Comisión de Desarrollo del Senado señaló que, aunque se reconoce que el presidente reviró en su decisión de eliminar al Consejo, todavía hay preocupaciones sobre el futuro de esa institución.

Expuso que ahora lo que preocupa es que la aplicación de políticas de austeridad no afecte el desempeño de esa institución y que incluso no haya una autocensura del recién designado director, José Nabor Cruz Marcelo.

Gustavo Madero comentó que sería ideal blindar a organismos autónomos como el Coneval para que ningún partido en el gobierno pueda atentar contra éstos.

Por su parte, la coordinadora general del Centro de Aprendizaje en Evaluación y Resultados de América latina y el Caribe del CIDE, Gabriela Pérez Yarahuán, expresó que hoy está en riesgo lo que se logró durante años, una medición objetiva multidimensional de la pobreza, evaluaciones regulares de los programas públicos, y fortalecimiento de las capacidades en evaluación.