La familia del mexicano Anastasio Hernández Rojas confirmó que sepultará en el cementerio Mont Hope, en San Diego, los restos del migrante, muerto por las lesiones que le propinaron agentes fronterizos el pasado 28 de mayo en la garita de San Ysidro.

De acuerdo con información del Diario de Chihuahua, la cónsul de México en San Diego, Remedios Gómez Arnau, confirmó por su parte en entrevista televisiva que la familia optó por sepultar a Hernández Rojas en San Diego, lugar donde le sobreviven su pareja y cinco hijos estadunidenses.

Gómez Arnau informó que la oficina de homicidios de San Diego entregará un reporte de su investigación a la procuraduría de distrito a finales de este mes.

La diplomática consideró que a partir de la entrega de esa investigación, de la que el consulado ha pedido un informe, los familiares de Hernández Rojas y asesores legales consulares podrían determinar la posibilidad de presentar una demanda.

También la Oficina del Inspector General (OIG), la división de asuntos internos del Departamento de Justicia, realiza una investigación sobre el caso.

Hasta ahora han surgido cinco testigos presenciales de la paliza y repetidas descargas eléctricas paralizantes que los agentes propinaron a Hernández Rojas.

apr