“Que un sólo hombre pueda usar las instituciones del Estado para linchar a sus oponentes y para evitar que compitan en las elecciones es un golpe al corazón mismo de la democracia”, afirmó Margarita Zavala, sin precisar a quién se refería, tras el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que confirmó la decisión del Instituto Nacional Electoral (INE) de negar el registro como partido político a México Libre, la organización civil que encabeza.

“Y no nos vamos a rendir en el deber de rescatar a México. La lucha la seguiremos dando”, expresó la esposa de Felipe Calderón, expresidente de México, a través de un video que difundió en redes sociales la madrugada de ayer 15 de octubre, sin aclarar más.

“Las causas que nos convocaron a fundar México Libre siguen vigentes, hoy más que nunca nos demandan nuestra participación decidida. Juntos vamos a decidir la mejor forma de hacerlo”, publicó más tarde en Twitter.

Calderón tuiteó: “Se consumó la arbitrariedad: Los partidos afines a López Obrador: Redes Sociales Progresistas, Encuentro Social y Fuerza Social obtuvieron su registro. A la única voz opositora, verdaderamente ciudadana, México Libre, se le negó de la manera más absurda. Avanza autoritarismo”.

“Se ha consumado un golpe a las libertades y a la democracia del país. El Tribunal Electoral negó a México Libre el registro que por pleno derecho le correspondía. Esta decisión se ha tomado de espaldas a la ley, a las evidencias y a la ciudadanía. Fue una decisión injusta”, consideró Zavala en su videomensaje.

La agrupación que encabeza, aseguró, cumplió cabalmente con todos los requisitos, y aún más, que marcaba la ley.

“Superamos trabas burocráticas y obstáculos políticos. Semana tras semana fuimos atacados desde el poder y a pesar de todo eso, más de un cuarto de millón de mexicanos nos organizamos... recaudamos fondos de manera transparente y honesta.

“Nada de eso fue suficiente para derrotar el autoritarismo que hoy copta y somete a las autoridades que deben ser independientes. Sé perfectamente que en este momento hay quienes celebran desde el rencor la decisión. A ellos hoy les decimos no nos detendrán. No nos detendrá el odio, la mentira”.

Los magistrados electorales, estimó, como ocurrió en la SCJN, el INE y ocurre en el Congreso y otras instituciones, “por cobardía, conveniencia o negligencia”, se dejaron “avasallar”.

A pregunta específica sobre la resolución del máximo tribunal electoral, el presidente Andrés Manuel López Obrador negó haberse inmiscuido.

“Lo único que quiero, también, dejar de manifiesto es que nosotros nos mantuvimos al margen; que es parte también de los cambios. Antes, los presidentes decidían a quién darle un registro, a quién no. A quién darle una candidatura, a quién no. Ya eso pasó a la historia, al basurero de la historia. Ya no se aplica”, afirmó durante la conferencia matutina.

rolando.ramos@eleconomista.mx