A un año de que se le dictó vinculación a proceso y prisión preventiva, la exsecretaria de Estado, Rosario Robles, insistió en que el actual gobierno federal desea “anularme y silenciarme”.

Desde la cárcel de Santa Martha Acatitla, cuestionó que, a quienes se les acusa de delitos graves se le respeten los derechos humanos, y a ella que es señalada de un acto de omisión, se le mantenga en prisión.

Luego de que ayer el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, sugirió que Rosario Robles permanece en la cárcel porque no colaboró con las autoridades en el caso conocido como “La Estafa Maestra, la exsecretaria de Desarrollo Social y de Desarrollo Urbano insistió en que no se le respetó el derecho a la presunción de la inocencia.

Destacó que se le acusa por actos de omisión, más no de delitos graves que ameriten su estancia preventiva en prisión.

“Se me juzga por quien soy y no por lo que supuestamente hice. Se ha puesto en marcha toda una maquinaria para denostarme, difamarme, hacer escarnio de mi persona, con una saña que es proporcional al miedo y al odio que me tienen. Llama la atención que soy la única en esta condición. A quienes se les ha acusado de delitos más graves se les respetan sus derechos, y a los delincuentes del crimen organizado se les ha dejado flagrantemente en libertad. La conclusión es clara: no se trata de un ánimo de justicia. Estoy aquí porque me llamo Rosario Robles. También porque soy mujer”, dijo Robles Berlanga mediante una carta.

“Quieren borrar una vida entera de lucha por mejorar nuestro país, y por abrir espacios y pelear por los derechos de las mujeres. Quieren borrar mi historia, anularme, silenciarme. No es la primera vez”, añadió.

La defensa de Rosario Robles a través del abogado Epigmenio Mendieta, dijo que su cliente no está acusada de afectación al erario federal, por lo que las declaraciones del fiscal General de la República, son una afrenta al debido proceso y a la presunción de inocencia.

jmonroy@eleconomista.com.mx