El Senado de la República reportó que de enero a septiembre no tuvo ahorros, incluso se gastó entre julio y septiembre el dinero que había logrado ahorrar en el primer semestre del año.

A través del Estado de Situación Financiera del 1 de enero al 30 de septiembre del 2015, la Cámara precisa que ejerció en ese periodo 3,302 millones 212,940.50 pesos; es decir, todo su presupuesto modificado para entonces.

Además este año reporta más gastos que el año pasado. En los 10 primeros meses del 2014, el Senado gastó 2,813 millones de pesos, casi 500 millones menos que en el 2015.

De junio a septiembre del 2015, durante el último tramo de la presidencia de Miguel Barbosa y el primer mes de Roberto Gil, la institución destinó 8 millones 362,928 pesos a los servicios oficiales, que incluyen gastos de orden social y congresos y convenciones.

El documento tiene inconsistencias, por ejemplo, el mismo reporte del 1 de enero al 30 de junio del 2015 precisa que en alimentación para servidores públicos de mando gastó 209,122 pesos, pero este dinero lo eliminó en el reporte de septiembre.

Por otro lado, uno de los rubros que en el primer semestre había reportado ahorros de 78% era el de servicios de instalación, reparación, mantenimiento y conservación, ahorros que a septiembre reporta en cero al haber gastado 76 millones 587,944 pesos, todo lo que tenía presupuestado.

Lo mismo sucedió en rubros como el de traslados y viáticos, en el que hasta hace dos meses había gastado el total del presupuesto para ese rubro, es decir, 17 millones 53,595 pesos.

Uno de los rubros en los que había logrado ahorrar era en viajes y viáticos pero ahora la Cámara reporta que los ahorros se diluyeron y para septiembre erogó para esto 17 millones de pesos.

La Cámara gastó además 2 millones 614,732 pesos en cuotas y aportaciones a organismos internacionales, pero no destinó ni un peso como donativo a instituciones sin fines de lucro.

tania.rosas@eleconomista.mx