La Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajo un juicio que inició un cliente de la sucursal de Banamex en Tecamachalco, que fue objeto de un robo estimado en 75 millones de dólares.

La primera sala del alto tribunal decidió atraer el caso para analizar los contratos por la prestación de servicios de cajas de seguridad en sucursales bancarias.

Uno de los clientes afectados por el robo de 155 cajas de seguridad promovió un amparo ante el supuesto incumplimiento de la sucursal bancaria relacionadas con la prestación de este servicio.

El quejoso argumentó que con el incumplimiento del contrato Banamex le ocasionó daño patrimonial y moral, por lo que los ministros definirán el alcance de las responsabilidades de los bancos al ofrecer este tipo de servicios.

La sala de la corte consideró que el caso es de importancia y trascendencia debido a que se podría generar un criterio con relación a cuál es la vía para denunciar estos daños, como resultado de acto de comercio y la afectación por un robo.

Los ministros determinarán si la exigencia de reparar el daño moral es una figura puramente civil, luego de que esta afectación se dio como consecuencia del delito de robo.

El cliente del banco aseguró que se incumplió el contrato mencionado y además de eso existió daño moral debido a que se afectaron sus sentimientos, dado el valor emotivo que las joyas sustraídas de su caja de seguridad tenían para el quejoso, pues eran objetos vinculados a personas queridas y a tiempos pasados.

En octubre de 2006 la sucursal de Banamex, ubicada en la zona residencial de Tecamachalco, estado de México, fue objeto de robo por parte de sujetos que abrieron un boquete en la pared a través de una casa contigua para ingresar a la institución financiera de donde sustrajeron el contenido de 155 cajas de seguridad.

/doch