Mérida.- Rolando Rodrigo Zapata Bello asumirá hoy el cargo de gobernador de Yucatán, que obtuvo en las elecciones del pasado 1 de julio, con lo que se convertirá en el mandatario 18 de la entidad y el 17 de las filas del PRI.

Tras rendir protesta formal ante la LX Legislatura local, Zapata Bello relevará en el cargo a Ivonne Ortega Pacheco, quien ocupó la gubernatura por un periodo de cinco años y dos meses, para hacer coincidente el proceso electivo local y federal del pasado 1 de julio.

En los últimos 66 años, el único gobernador de oposición que ha tenido Yucatán fue el panista Patricio Patrón Laviada, en el periodo 2001-2007, y quien en la actual gestión federal fungió como titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Con 44 años de edad, Zapata Bello, asociado con la figura y forma de gobierno del extinto gobernador Víctor Cervera Pacheco, llega a la titularidad del Ejecutivo estatal con experiencia en la administración pública, desde funcionario menor en el área del desarrollo social hasta legislador federal.

Sus primeros cargos de consideración los ocupó durante la segunda gestión de Cervera Pacheco, ya como gobernador constitucional, al ser designado director jurídico de 1991 a 1994, oficial mayor de 1996 a 1998 y electo diputado local de 1998 a 2001.

De nuevo ganó una diputación local de 2004 a 2007, y tras concluir con esta responsabilidad, fue nombrado secretario general de Gobierno en la gestión de la actual gobernadora Ortega Pacheco de 2007 a 2009, renunciando al puesto para ser electo diputado federal para el periodo 2009-2012.

Zapata Bello tendrá de su lado, en sus primeros tres años de gobierno, a la LX Legislatura local, dado que el PRI cuenta con mayoría relativa, además de que los actuales coordinadores de la fracciones del PAN, Sofía Castro, y del PRD, Bayardo Ojeda, son considerados negociadores .

En el ámbito de gobierno, el priísta heredará una deuda de 2,200 millones de pesos, aunque organismos como Sociedad en Movimiento Yucatán estiman que ésta asciende a más de 7,000 millones de pesos.

Asimismo, deberá enfrentar en la inmediatez problemas como alto rezago en el campo, protestas de campesinos inconformes por la falta de pago de terrenos adquiridos al ejido de Caucel, déficit en el pago a proveedores y un enfrentamiento con el sector del transporte público por la negativa oficial a incrementar las tarifas.

Aunque ganó la gubernatura con una diferencia de más de 80,000 votos sobre el panista Joaquín Díaz Mena, nada pudo hacer para que el PAN, representado por Renán Barrera Concha, ganara la alcaldía de Mérida, ciudad que concentra a cerca de la mitad de los dos millones de habitantes con que cuenta Yucatán.

mac