De acuerdo con el informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) sobre delitos y emergencias con perspectiva de género, con corte al 30 de abril del 2018, en el primer cuatrimestre del año se han registrado un total 258 feminicidios a nivel nacional , 41 casos más que el primer cuatrimestre del 2017.

Los estados con mayor índice de asesinatos de mujeres por violencia de género son Nuevo León y Veracruz, cada uno con 23 casos; Guerrero y el Estado de México con 18 casos por entidad, y Chihuahua y la Ciudad de México con 16 asesinatos respectivamente.

Por otro lado, los estados que no han contabilizado casos de feminicidio fueron Baja California Sur, Campeche y Querétaro.

De igual manera los municipios en el país con mayor número de homicidios por razón de género son Culiacán, Ciudad Juárez, Monterrey, Chihuahua y Acapulco de Juárez.

Los lineamientos que establece el SESNSP para considerar un delito de feminicidio son alguna relación de parentesco entre la víctima y el agresor, así como relaciones laborales, sentimentales y escolares, la presencia de violencia sexual, lesiones denigrantes y mutilaciones, amenazas previas al asesinato, la exposición del cuerpo de la víctima en la vía pública y secuestro previo a la privación de la vida.

A través de cifras oficiales de la ONU del 2017, 66% de las mexicanas han sido víctimas de violencia.

El informe del Secretariado también da cuenta que hasta el pasado mes de abril se registraron 55,507 llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer.

Cabe señalar que diversas organizaciones sociales coinciden en la deficiencia de la justicia para la investigación de los casos de feminicidio, siendo calificados como homicidios dolosos, y por ello solicitan la acción en conjunto de la sociedad para erradicar actitudes que dañen la integridad de las mujeres y la creación de una política de Estado.