En Oaxaca, tres menores de entre 11 y 14 años fueron contactados a través del videojuego Free Fire por criminales que pretendían llevarlos a trabajar a Monterrey, Nuevo León, como “halcones”, actividad que consiste en checar frecuencias de radio, desde un cerro, y avisar de la presencia policial, por un pago de 16,000 pesos mensuales. Sus familiares los reportaron como no localizados, se activó la Alerta Amber, y fueron rescatados por la policía.

“Tras su localización en el domicilio donde los mantenían resguardados y privados de la libertad se abrió una carpeta de investigación por los delitos de trata de personas en la modalidad de explotación laboral. Por estos hechos fue detenida una mujer que intentó trasladar de Oaxaca a la ciudad de Monterrey a los menores, y ella ya fue vinculada a proceso con prisión preventiva oficiosa”, informó Ricardo Mejía Berdeja.

Durante la conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador, el subsecretario de Seguridad Pública federal explicó que los tres menores rescatados son usuarios del videojuego Free Fire, que se puede descargar desde cualquier dispositivo móvil de manera gratuita, sin restricciones; su característica es el alto contenido de violencia. Tiene 80 millones de usuarios a nivel mundial.

Los delincuentes realizaban sus actividades criminales, agregó, a través de juegos multijugador en línea y redes sociales.

Relató que en agosto pasado el “Menor 1”, del municipio de Tlacolula, comenzó una amistad, a través del videojuego referido, con un usuario de nombre Rafael, quien se descubrió que es el criminal que le ofreció trabajo por 8,000 pesos quincenales debido a que le gustaban mucho las armas y que por ello ganaría mucho dinero.

El “Menor 1” contactó en su escuela al “Menor 2” y “Menor 3”.

El criminal le instruyó contactar a Miriam “N”, quien junto con otra mujer le entregaron dinero como adelanto y gastos de viaje el pasado 4 de octubre; el 9 se volvieron a encontrar ya para viajar a Monterrey y les compraron sus boletos de autobús, con identidades CURP falsas; los llevaron a resguardar en una casa de Santa Lucía del Camino, municipio ubicado en la periferia de la capital, donde fueron rescatados.

“A través de un trabajo de inteligencia y de un usuario simulado se logra entrar también al juego Free Fire, porque estaban jugando, se puede rastrear la ubicación y es cuando elementos de la Fiscalía y la policía rescatan a los menores y detienen a Miriam que, como decíamos, ya está vinculada a proceso penal”, finalizó Mejía Berdeja.

Recomendaciones a padres de familia

1.- No jugar ni chatear con desconocidos y establecer horarios de juego. En el caso de los menores de edad jugar de preferencia bajo la supervisión de los adultos.

2.- No utilizar cuentas de correo electrónico personal; generar nuevos para jugar y no proporcionar datos personales, telefónicos o bancarios.

3.- No usar micrófono, cámara y no compartir ubicación.

4.- Reportar cuentas agresivas o sospechosas, y si se detectan tales conductas o algún tipo de acoso, violencia o amenaza en contra de las niñas, niños o adolescentes mientras juega reportarlo al 088.

5.- Mantener la configuración de seguridad para los niños en los dispositivos (control parental).

rolando.ramos@eleconomista.mx