El expresidente de Bolivia, Evo Morales, ofreció una conferencia de prensa en el Museo de la Ciudad de México, donde narró cómo se dieron los acontecimientos que le llevaron a renunciar al gobierno de su país el pasado domingo.

Tras agradecer nuevamente a México el asilo otorgado, en virtud de que su vida corría peligro, Morales afirmó que nunca pidió a instituciones en su país hacer algo ilegal, en referencia a las acusaciones de fraude en los recientes comicios en los que buscaba una nueva reelección.

El exmandatario reiteró que presentó su renuncia para detener la violencia y, lamentablemente, esta aún continúa.

Pidió a los comandantes militares y policiales que “no se manchen con la sangre del pueblo”, pues "al pueblo no se le para con armas, con balas. El pueblo tiene mucha conciencia”.

Evo Morales señaló que regresaría para "pacificar" su país si los bolivianos se lo piden, "si mi pueblo pide estamos dispuestos a volver para apaciguar, pero es importante el diálogo nacional", dijo Morales, y añadió: "vamos a volver tarde o temprano. Que mejor lo antes posible para pacificar Bolivia".

Más tarde el exmandatario se reunirá con la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en un evento en el que se le reconocerá como huésped distinguido de la CDMX.