El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el gobierno de México cumple con su responsabilidad en política migratoria, sin violar los derechos humanos, sin dejar de atender el problema de fondo, con justicia e igualdad.

“No nos hemos quedado con los brazos cruzados, no hemos desatendido este asunto penoso, porque eso no debería suceder si existiera justicia en el mundo, si no existiera tanta pobreza y desigualdad; se está atendiendo el tema de los flujos migratorios, insistimos en atender el problema de fondo”, expresó en su habitual conferencia de prensa matutina.

"Creo que el presidente Trump va a comprender que no es de esa manera en que se pueden resolver las cosas. Va a haber una rectificación", dijo López Obrador en su habitual conferencia de prensa matutina.

"Le digo a todos los mexicanos que tengan confianza, que vamos a superar esta actitud del gobierno de Estados Unidos". López Obrador gregó que por ahora México no quiere involucrar a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en esta situación.

El presidente consideró que la tensión generada por el anuncio de los nuevos aranceles no detendrá el proceso de ratificación del T-MEC.

"La gente va a estar a favor de que haya libre comercio. Esto no detiene el proceso que ya se inició para ratificar el tratado. Nosotros vamos a continuar, desde luego, es un asunto que corresponde al Senado", aseguró el primer mandatario.

En Palacio Nacional, el Ejecutivo dijo que sólo queda esperar los resultados de la reunión que el canciller Marcelo Ebrard tendrá con autoridades estadunidenses la próxima semana, porque se ha buscado una solución con ese gobierno sin ofensas, sin confrontación, con buenos modales y con respeto.

Llamó a los mexicanos, a los que están en el país y a los que viven y trabajan en Estados Unidos, a cerrar filas y evitar caer en provocaciones, a actuar con prudencia y respeto con el gobierno de Estados Unidos, con quien se quiere tener una buena relación migratoria y económica, lograr un acuerdo sin necesidad de una salida legal.

Antes del aviso de Trump sobre los aranceles, que el gobierno mexicano calificó como "desastroso", el Ejecutivo entregó al Senado el T-MEC, para su debate y ratificación.

Tras el anuncio, el mismo jueves, López Obrador envió una carta a su par estadounidense en la que le aseguró que no quiere una "confrontación" y lo llamó a dialogar.

"Tenemos más de 3,000 kilómetros de frontera. Viven, trabajan en Estados Unidos 24 millones de mexicanos, por eso estamos obligados a actuar con mucha prudencia, y vamos a insistir mucho en el diálogo", afirmó AMLO en su conferencia de este viernes.

El presidente de México dijo que aún no ha obtenido respuesta a la carta que envió el jueves a Trump.

(Con información de AFP, Notimex y Reuters)