La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) informó que suman cinco los detenidos derivado de los hechos violentos del pasado 19 de junio en Reynosa, Tamaulipas, que dejaron como saldo 19 personas fallecidas; cuatro de ellas eran presuntamente criminales.

Uno de los implicados, relató la dependencia, fue detenido en flagrancia y dos ya fueron identificadas plenamente. La SSPC no dio más detalles sobre los demás implicados.

Por otro lado, indicó que desde el pasado 20 de junio, la Guardia Nacional reforzó el patrullaje en lugares estratégicos y entradas a Reynosa.

Irving Barrios, fiscal general de Tamaulipas explicó en la víspera que los hechos violentos del 19 de junio buscaban la desestabilización social en Reynosa por parte de Los Ciclones y Escorpiones, asentados en Matamoros y Río Bravo, para el control de la zona en donde se localiza el puente internacional Pharr, zona de alta importancia para el trasiego de estupefacientes hacia Estados Unidos, y en donde se tiene conocimiento opera la fracción denominada Los Metros. Las tres bandas están ligadas con el Cártel del Golfo.

Tráfico de drogas

La oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional de Estados Unidos comunicó, a inicios de junio, que ha detectado que los miembros de los grupos delictivos en la frontera norte mexicana ocupan las redes sociales para reclutar a personas para supuestos trabajos lícitos, no obstante, sin saberlo, son a la par ocupadas para traficar drogas a El Paso, Texas.

Los delincuentes suben anuncios de trabajo para laborar, por ejemplo, en empresas de servicios financieros como las casas de cambio; los interesados acuden a las entrevistas en México, mientras se da la entrevista, detalla el informe, personas que trabajan para las organizaciones delictivas ocultan los narcóticos en los automóviles de las víctimas.

“Las personas desprevenidas recogerán sus vehículos y se les indicará que crucen por uno de los puertos de entrada de El Paso. Una vez que han cruzado a los Estados Unidos, se les indica que llamen al reclutador para que recoja el vehículo”, se lee en el informe.

politica@eleconomista.mx