El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) ha registrado, desde el inicio de la epidemia y hasta el pasado 26 de marzo, un total de 483 quejas de la población relacionadas con la epidemia de Covid-19.

De acuerdo con los datos de la institución federal, entre el 1 de enero y el pasado 26 de marzo, ciudadanos de diversas localidades han presentado 20 quejas relacionadas con discriminación en el contexto de la pandemia.

Algunas de las denuncias han sido incluso de médicos y médicas, así como enfermeras y enfermeros, que hacen frente a la epidemia del SARS-CoV-2 quienes han sido discriminados o no tomados en cuenta en la vacunación que se lleva a cabo en el país en contra del virus.

Y es que, por ejemplo, el pasado 5 de marzo, un médico que se desempeña en una institución de salud dependiente del gobierno federal, en Nuevo León, denunció ante la Conapred que pese a tener asma y ser parte del personal de primera línea que atiende pacientes con coronavirus no ha sido considerado en la aplicación del antídoto.

Ante la denuncia, que fue interpuesta vía internet, el Conapred indicó que se solicitó a la dependencia que la persona afectada fuera integrada a los esquemas de vacunación.

Una queja similar a la anterior la presentó una médica de la Ciudad de México el pasado 18 de enero.

Otra caso del personal sanitario se suscitó el 17 de febrero pasado, cuando a una médica de Chihuahua se le negó el acceso a una guardería, dependiente también del gobierno federal, en donde deja a su hija.

Cuando la médica llegó a recoger a su hija se le negó el acceso por portar su bata de trabajo y ser señalada por los trabajadores de la guardería como un foco de contagio.

Ante ello se le explicaron “los alcances del Consejo y del procedimiento de queja. Al respecto manifestó que posteriormente presentaría su queja y agradeció la orientación que se le proporcionó”, informó el Conapred.

Relaciones laborales

En cuanto a la ciudadanía en general se presentaron quejas sobre empleadores que han obligado a las personas a ir a laborar de manera presencial sin que se garanticen las medidas sanitarias adecuadas; se les ha negado una oportunidad laboral al saberse que se han contagiado de Covid-19 o, incluso, se les ha despedido por infectarse.

En éste último supuesto estuvo un hombre en la Ciudad de México, quien denunció a la Conapred el 14 de enero pasado, que después de haberse contagiado y pasar la cuarentena del virus, al regresar a laborar se le informó de su despido.

Otro caso fue el de un hombre, también en la CDMX, quien denunció que una institución pública de nivel federal no le permitió “continuar en el proceso de selección para ocupar una vacante porque se contagió de Covid-19”.

Ante la información proporcionada por la Conapred y los alcances que tiene, el quejoso “dijo que por ahora no deseaba la intervención del Consejo”.

politica@eleconomista.mx