Al señalarlo como un gobierno con “inclinaciones autocráticas”, la organización internacional Human Rights Watch advirtió que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador mantiene la tendencia de sus antecesores de registrar graves violaciones a derechos humanos, hechos que suelen quedar impunes.

A través de su informe mundial 2022, la organización sostuvo que hechos como violaciones de derechos humanos —incluyendo torturas, desapariciones forzadas, abusos contra migrantes, ejecuciones extrajudiciales, violencia de género y ataques contra periodistas independientes y defensores de derechos humanos— han continuado durante el gobierno actual, al tiempo que la implementación de las reformas legales aprobadas en el 2017 y 2018 han sido lentas y hasta el momento han sido ineficaces para combatir la tortura y la impunidad.

Asimismo, se alertó que el presidente López Obrador ha ampliado considerablemente el ámbito en el que actúan las Fuerzas Armadas, y ha dependido en gran medida de ellas para controlar el narcotráfico y la delincuencia organizada, propiciando violaciones generalizadas de derechos humanos. Entre el 2013 y 2020, la CNDH recibió 3,799 denuncias relacionadas con abusos militares.

Atención a pandemia

Asimismo, HRW señaló que en el caso de la atención de la pandemia de coronavirus, el gobierno del presidente López Obrador no ha adoptado muchas de las medidas básicas que recomiendan las autoridades de salud globales para limitar la propagación del Covid-19.

Mientras que el funcionario a cargo de coordinar la respuesta de México, Hugo Lopez Gatell, se ha referido a las pruebas de detección a gran escala como “inútil[es]” y “un desperdicio de tiempo”, a pesar de la insistencia de la Organización Mundial de la Salud acerca de la importancia de realizarlas, y “como resultado, México tiene una de las tasas más bajas de pruebas—y una de las tasas más altas de resultados positivos— en el mundo. Funcionarios y expertos coinciden que la estadística real de contagios y muertes por Covid-19 probablemente es varias veces mayor que la cifra oficial”.

Desapariciones

El informe también tocó temas como las desapariciones de miles de personas, donde se advierte que la policía, las fuerzas militares y las organizaciones delictivas son responsables de numerosos casos.

Además de las condiciones en las que periodistas y defensores de derechos humanos —especialmente aquellos que critican a funcionarios públicos o exponen el trabajo de carteles delictivos— han sido víctimas de agresiones, persecución y vigilancia por parte de autoridades gubernamentales y organizaciones delictivas.

En el caso de los migrantes y solicitantes de asilo, HRW recordó que es habitual que cárteles, delincuentes comunes y, en ocasiones, policías y funcionarios de migración roben, secuestren, extorsionen, violen o asesinen a migrantes que transitan por México y que estos delitos rara vez son denunciados, investigados o penalizados.

Aunado, dijo, a que “el gobierno de López Obrador ha participado activamente en políticas de migración abusivas de Estados Unidos”.

maritza.perez@eleconomista.mx