Con al menos seis periodistas y 24 personas defensoras de derechos humanos asesinadas durante 2020, la situación de activistas y comunicadores se ha agravado en el país a partir de la emergencia sanitaria, económica y social generada por el Covid-19, señalaron organizaciones sociales. 

A través del informe “Situación de la defensa de derechos humanos y la libre expresión en México a partir de la pandemia por Covid-19”, las organizaciones Espacio OSC, la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos (IM-Defensoras), la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHMX) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), advirtieron que las personas defensoras de derechos humanos y periodistas continúan bajo un ataque sistemático.

El documento añade que, en el caso de las activistas, la RNDDHMX registró una intensificación en las agresiones durante la pandemia, ya que entre enero y junio hubo agresiones contra 266 defensoras y 42 colectivos.

Las agresiones más frecuentes fueron: calumnias; señalamientos y campañas de desprestigio; intimidación y hostigamiento psicológico; amenazas, advertencias y ultimátum; restricciones a la libertad de expresión; y criminalización.

Además de que se registraron siete asesinatos de mujeres que laboraban como defensoras o periodistas, así como cinco intentos de homicidio.

En el caso de las y los periodistas, se alertó que la emergencia sanitaria internacional ha reflejado las crisis económica, social y política que agudizan las condiciones estructurales de la labor periodística en México.

Ya que de acuerdo con información documentada por Article 19 y CIMAC, se registraron 112 agresiones contra la prensa relacionadas con coberturas de la pandemia: 47 hombres, 42 mujeres y 23 medios; así como el asesinato de seis periodistas, incluida una mujer, durante el 2020.

Mientras que las personas defensoras del territorio y del medio ambiente fueron las más violentadas en el 2020, al registrarse el asesinato de al menos 17 activistas.