Ante los fenómenos naturales que han golpeado en fechas recientes al Caribe, el presidente Enrique Peña Nieto presentó tres líneas de acción para fortalecer la agenda en materia de riesgos de las naciones de la región, así como para aumentar los recursos económicos para hacerles frente.

Al copresidir la IV Cumbre México-Caricom, el mandatario federal indicó que en apego a la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, que establece una ruta para dar cooperación ante problemas comunes, México pondrá en marcha una estrategia para proteger “la causa común del Caribe”.

Entre esto puntos, México fortalecerá el apoyo a la Comunidad del Caribe (Caricom) con capacitación para recopilar información con el fin de conformar un atlas de riesgo de las zonas, además de que se agilizará la entrega de recursos del Fondo Yucatán.

Dentro de los apoyos que México otorgará a la región, se encuentra el otorgamiento de 14 millones de dólares a la facilidad de seguros catastróficos del Caribe, para lo cual se realizó una reasignación de recursos.

Con la presencia de los jefes de Estado y representantes de los 14 países integrantes de la Caricom, el presidente mexicano anunció que se incrementará la colaboración de las dependencias involucradas en la gestión de riesgo, así como capacitación en los ámbitos de protección civil, manejo de información y estadística geoespacial.

Acompañado por el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, anunció que también se fortalecerán las acciones para posicionar en la agenda internacional los retos y propuestas, así como la gestión ante instituciones internacionales para obtener recursos para atender las emergencias.

Además, México impulsará la instalación del Centro de Monitoreo Hidrometeorlogíco para el Caribe y Centroamérica, y se gestionará ante el Banco Mundial, recursos que complementen la inversión realizada.

En este marco, Peña Nieto se pronunció a favor de que la Organización de los Estados Americanos (OEA) mejore los fondos para desastres naturales del hemisferio, con una mayor asignación presupuestal y más aportaciones de países miembros y observadores.

El presidente señaló que el Caribe es de las regiones más vulnerables frente a las diferentes manifestaciones de la fuerza de la naturaleza, y que entre 1990 y 2017, ocurrieron 208 desastres naturales que provocaron la muerte de 230 mil personas, y pérdidas por 19 mil millones de dólares.

Por ello reiteró que presentará el esquema que México está conformando y robusteciendo para prevenir y hacerle frente a los riesgos y consecuencias de los embates de la naturaleza, además de las estrategias para el fortalecimiento de las economías de los países caribeños.

Enfatizó que a esta altura de su administración, busca fortalecer y trazar una ruta más eficiente y eficaz que permita tener mayor coordinación, fortalecer la relación de los países miembros de la Caricom y México, así como la capacidad del Caribe para enfrentar los fenómenos naturales.

Esta ocasión no sólo permite refrendar los lazos de amistad, sino trazarnos una hoja de ruta para definir mecanismos para lograr resliencia ante estos fenómenos, sostuvo el mandatario mexicano.

En este contexto, el jefe del Ejecutivo federal agradeció las muestras de solidaridad expresadas por los países de la Comunidad del Caribe ante los sismos de septiembre, y reiteró sus condolencias a las naciones afectadas por el paso de huracanes el pasado mes.

“En el mes de septiembre vivimos en peligro por fenómenos naturales que una ves más pusieron a prueba nuestra fortaleza”, señaló.