El presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a impulsar este año una reforma de fondo para el campo mexicano, en momentos en que éste atraviesa por una etapa de baja producción.

La promesa del jefe del Ejecutivo sobrevino luego de conmemorar el 99 aniversario de la promulgación de la Ley Agraria de 1915.

Desde Veracruz y ante unos 7,000 campesinos de todas las organizaciones y regiones de la República, el presidente aseguró que el gobierno federal cuenta en 2014 con una bolsa de 338,000 millones de pesos para destinarlos a proyectos productivos del campo mexicano.

De esa cifra, añadió, alrededor de 82,900 millones serán gestionados directamente por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

En México, pese a contar con tierra fértiles para la siembra de prácticamente cualquier tipo de producto agrícola, el campesino no cuenta con las suficientes oportunidades para volver rentables sus actividades, como sí ocurre en otras regiones del mundo, por ejemplo Europa y Estados Unidos, dejó entrever el presidente.

Hay campesinos con tierras, pero pobres en oportunidades; sin cultivo por falta de agua. Comunidades donde las mujeres llevan el peso de la migración, pero mujeres a las que no se les permite tomar decisiones en los órganos ejidales. La reforma que se espera al campo está orientada hacia la soberanía agraria. Debemos lograr el campo justo productivo, rentable y sustentable",

Mi compromiso de impulsar una profunda reforma del campo que lo ponga al día, a través del diálogo con las organizaciones campesinas y con legisladores impulsaremos la reforma del campo. Hoy es tiempo de labrar la tierra y sembrar la semilla para que el día de mañana sembremos buenos frutos", agregó.

Con información de agencias.

nlb