A la contienda electoral, el PAN y el PRD llegan con escándalos o polémicas públicas. En los primeros días de este año, el PAN tuvo que expulsar de sus filas a dos militantes, acusados de incurrir en actos de corrupción. Del PRD fueron detenidos dos alcaldes para ser investigados por presuntos nexos con la delincuencia.

En el caso de Acción Nacional, uno de los funcionarios expulsados es el ex secretario de Administración del municipio de El Marqués, Querétaro (estado de donde es originario el líder nacional Ricardo Anaya); el otro un diputado local, Edgar Borja, cercano al grupo de Obdulio Ávila, ex dirigente panista en el DF y quien apoyó a Ernesto Cordero, cuando éste buscó la presidencia del partido.

Por lo que toca al PRD, mantiene la polémica por el caso del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, presuntamente implicado en la desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa; además, en los primeros días de enero de este año detuvieron al alcalde de Charapan, Michoacán, Simón Vicente Pacheco, por presunto enriquecimiento ilícito.

Este lunes, la Comisión Permanente del PAN sesionará para conocer la lista de candidatos por la vía plurinominal. En el caso del PRD cerró el registro de aspirantes para los cargos en las jefaturas delegacionales y para diputaciones, por el principio de mayoría relativa y representación proporcional a la ALDF.