Los coordinadores del PAN y PRD en el Senado, Ernesto Cordero y Miguel Barbosa, respectivamente, refrendaron el frente común entre esas dos bancadas, no contra el PRI, dijeron, sino para que la reforma laboral no se congele en la Cámara de Diputados.

Explicaron que el objetivo de la reunión que hoy sostendrán los presidentes de ambos partidos, Gustavo Madero y Jesús Zambrano, será trazar una ruta y estrategia para obligar al tricolor y en particular a su coordinador, Manlio Fabio Beltrones, a permitir que antes de que concluya el sexenio del presidente Felipe Calderón se discutan los artículos referentes a la transparencia y democracia sindical.

El coordinador panista, Ernesto Cordero, comentó que Manlio Fabio Beltrones tiene el deber moral de abrir a la discusión la minuta que aprobó el Senado, pues dijo que la reforma laboral, aunque no sea preferente, es prioritaria para el país.

Ya no se pueden congelar las leyes en México. México necesita avanzar más rápido y el PRI se ha encargado de detener el avance del país metiendo a la congeladora las leyes. Ya no es momento para eso , afirmó.

Añadió que la discusión de la reforma laboral y, en particular, los ocho artículos referentes a la transparencia y democracia sindical no les llevará más de una tarde a los diputados discutir y votar, pero el PRI no puede frenar el proceso de dictaminación.

Por otra parte, el coordinador del PRD, Miguel Barbosa, dijo que el PRI debe permitir que sea el presidente Felipe Calderón quien promulgue la reforma laboral y no esperar, como dijo Beltrones Rivera, que sea Enrique Peña Nieto cuando asuma la Presidencia de la República el que la promulgue.

Al respecto, el coordinador del PRI, Emilio Gamboa, aseguró confiar en que el PAN y PRD no hagan un frente contra el PRI, sino una legitima alianza para defender sus posiciones de coincidencia.

Gamboa calificó como peligroso que pudiera aprobarse en particular la modificación al artículo 388 de la Ley Federal del Trabajo, referente a transparencia sindical, pues comentó que se puede convertir en una subasta la firma de los contratos colectivos de trabajo e incluso puede desestabilizar la buena relación obrero-patronal que hay en el país.

Gamboa negó que el PRI busque congelar la reforma laboral, pues se trata únicamente de ampliar la discusión de los temas de transparencia y democracia sindical con los sectores involucrados. Incluso, defendió el derecho del próximo presidente, Enrique Peña Nieto, de presentar su propia iniciativa de reforma laboral.

El dirigente panista escribió en su cuenta en Twitter que a fin de que esta reforma sea aprobada:

Aclaró que Acción Nacional siempre ha estado a favor de la reforma, pero ni el PRI ni el PRD han mostrado su disposición para que ésta sea aprobada, aunque ahora en los temas de transparencia y democracia sindical el partido del sol azteca se ha manifestado a favor.

La reforma laboral lleva al menos 15 años detenida, porque para algunos el costo electoral ha sido más importante que los beneficios al país , destacó.

En la víspera el coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, anunció que los legisladores de los partidos del Trabajo (PT), de la Revolución Democrática (PRD), del PAN y el Movimiento Ciudadano (MC) fueron convocados por sus dirigentes nacionales para acordar una estrategia legislativa que les permita ir juntos en la votación.

La minuta de la reforma laboral está en discusión en la Cámara de Diputados, de la que fueron excluidos los temas de democracia y transparencia sindical pero que fueron reincorporados por el Senado, por lo que la cámara de origen deberá ratificar o rectificar los cambios.

El presidente nacional perredista, Jesús Zambrano, ratificó a su vez que los presidentes del PAN, el PRD, el PT y el MC se reunirán mañana miércoles con sus legisladores en busca de impulsar un bloque para la aprobación de los cambios hechos a la reforma laboral.

mac