La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó libertad inmediata y absoluta a una joven indígena quien permaneció poco más de seis años en el penal de Chilpancingo, Guerrero, acusada de homicidio en razón de parentesco, debido a serias violaciones en el debido proceso.

A los 21 años Adriana Manzanares Cayetano enfrentó un episodio que la llevaría a la cárcel por más de seis años. Ante la asamblea popular en Ayutla de los Libres a golpes tuvo que confesar que había estado embarazada de un hombre que no era su marido pues éste se había marchado a Nueva York, en Estados Unidos. Tras acusarla de adúltera y asesina, la llevaron ante un ministerio público para juzgarla sin la presencia de un intérprete, pues ella sólo hablaba me'phaa, su lengua nativa.

Al concederse el amparo de la justicia federal a la quejosa de manera lisa y llana, se instruye a la Secretaría de Acuerdos de esta Primera Sala para que notifique por los medios más eficaces y expeditos a las autoridades correspondientes, que se ponga en inmediata y absoluta libertad a la quejosa Adriana Manzanares Cayetano y/o Adriana Manzanares Cayetana, únicamente a los que se refiere a la causa penal 053-1/2006, materia del amparo que se refiere , dictó el Ministro Presidente de la Segunda sala del Máximo Tribunal, Jorge Mario Pardo Rebolledo, en sesión celebrada este miércoles.

En opinión de Javier Cruz Angulo, director de la clínica jurídica del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y representante de la hoy mujer libre, los usos y costumbres no se pueden sobreponer, no pueden remontar a los derechos humanos, tiene que haber un respeto irrestricto a los derechos humanos .

"La SCJN ha mandado un mensaje hacia los tribunales inferiores muy claro respecto de cómo se deben de tratar los casos en materia de género , agregó Cruz Angulo.

[email protected]

mfh