El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que la nueva variante de Covid-19 que ya llegó a México, no es “extraordinariamente relevante”, pues a su juicio solo aumenta “modestamente” la transmisibilidad del virus SARS-CoV-2, más no “como una ola de minutos”.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el funcionario dijo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los centros para el control de enfermedades de Estados Unidos, perciben que la nueva variante “no necesariamente representa una amenaza adicional a la propia existencia de la epidemia”.  

López-Gatell Ramírez insistió en que no hay evidencia científica que demuestre que la nueva variante -que ya fue detectada en una persona originaria de Reino Unido que arribó a Tamaulipas-, sea “extraordinariamente” más virulenta, cause una enfermedad más grave a la que ya provoca el Covid-19 o incremente la letalidad. Incluso, sostuvo que el 99% de las mutaciones de un virus disminuyen la capacidad de los mismos. Reiteró que las vacunas ya existentes tienen efectividad ante la variante.

“La enorme mayoría, enorme mayoría, más del 99% de las mutaciones, no tienen ninguna importancia. De hecho, es muy probable que muchas de ellas lo que hacen es disminuir la capacidad de los virus, lejos de aumentarla.

“Algunas de estas mutaciones sí pueden potencialmente conferir ventajas biológicas, ecológicas a los virus y hacerles más transmisibles o más infectantes, o más virulentos o escapar la respuesta inmune que los organismos potencialmente infectados desarrollan. En este caso estamos hablando de una variante que se caracteriza por 23 mutaciones puntuales en diversos fragmentos de la hebra del genoma de la RN del virus SARS-CoV-2 que fue identificada el 20 de septiembre del 2020 en el sur de Inglaterra. 

“Existe cierta evidencia que sugiere que eso puede darle una ventaja al virus. No es un cambio de transmisibilidad que sea extraordinariamente relevante. No quiere decir que se propaga como una ola de minutos; no es de que en minutos o en horas se desplaza de un momento para otro. Es simplemente que el número de personas que cada individuo contagiado puede contagiar, aumenta modestamente.

“Se ha calculado un 70% de aumento de la transmisibilidad, pero partiendo de una transmisibilidad que de acuerdo al parámetro del número de reproducción efectivo es de menos de tres personas por cada persona infectante, es un aumento modesto. No existe evidencia alguna de que esta variante, esta secuencia de alteraciones o cambios genéticos escape o permita que el virus escape a la respuesta inmune inducida por las vacunas.

“Tampoco necesariamente la respuesta inmune de infecciones previas. Tampoco hay evidencia de que aumente la virulencia, es decir, la capacidad de causar enfermedad particularmente grave. Tampoco hay evidencia de que aumente la letalidad”, planteó.

jorge.monroy@eleconomista.mx