El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reconoció que no hubo celeridad ni fineza en el primer día de vacunación a adultos mayores en la Ciudad de México. Prometió cambios y reveló que el presidente Andrés Manuel López Obrador fue informado de esta situación.

Indicó que algunos de los cambios que se pretenden realizar es programar citas en horarios específicos para las personas, y colocar filas en las unidades de vacunación por rangos de edad, a fin de dar prioridad a las de más edad, o para aquellas que presenten alguna incapacidad.  

En conferencia de prensa vespertina en Palacio Nacional, López-Gatell dijo que se reunió ayer con el presidente López Obrador para evaluar las condiciones que privaron en el primer día de vacunación a adultos de 60 años y más en todo el país, y en particular en las alcaldías Magdalena Contreras, Cuajimalpa y Milpa Alta de la CDMX, donde en algunas unidades de vacunación se presentaron retrasos en la aplicación, largas filas y falta de organización. 

“Respecto a la situación de hoy, sí hay que reconocer, autocríticamente, que no fue con la celeridad y la fineza con que se requería la apertura de la vacunación”, admitió.

En sintonía con la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, el subsecretario dijo que la demora se debió a que el personal médico llegó tarde a los centros de distribución donde debían recoger las cajas refrigerantes con los medicamentos contra el Covid-19.  

“Hubo múltiples factores que estamos analizando, lo que ocurrió. Estábamos con el presidente y con todo el gabinete que está participando en Covid, y esa fue una de las reflexiones.

“Vamos a ver de qué manera podemos hacer mucho mejor coordinada la llegada de las vacunas y del personal”, expuso López-Gatell.

Finalmente, el subsecretario pidió a los adultos mayores acudir a las unidades de vacunación debidamente “dormido, bien comido, bien hidratado”, porque deben esperar un aproximado de dos horas.

Inhabilitación, por mascarillas

La Secretaría de la Función Pública dio a conocer la inhabilitación por 20 meses y multa por más de 1 millón de pesos para una empresa por presentar documentación falsa al buscar una adjudicación del ISSSTE para la dotación de mascarillas N95.

La investigación inició en el 2020, luego de que se identificara que el certificado que presentó la empresa en su propuesta técnica y económica, que respalda la autenticidad y calidad de las mascarillas, y que era necesario para la contratación, tenía una inconsistencia, por lo que al consultar al fabricante original, éste lo desconoció, por lo que se determinó que era falso.

De esta manera, al contravenir el artículo 60, fracción IV de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, el Área de Responsabilidades del OIC en el ISSSTE impuso a la empresa la inhabilitación de 30 meses y una multa de un millón 303,200 pesos.

politica@eleconomista.mx