Especialistas en materia electoral coincidieron que es necesario simplificar los requisitos para la integración de nuevos partidos políticos y cambiar normas para su financiamiento ya que, si bien México cuenta con un riguroso sistema de fiscalización, los partidos han optado por dejar de buscar financiamiento de privados y optan sólo por el público.   / Entrevistada por El Economista, la presidenta del Consejo Rector de Transparencia Mexicana, María Marván, dijo que el sistema restrictivo para la conformación de partidos ha obligado al Instituto Nacional Electoral (INE) a adoptar nuevos criterios.

“Hay que simplificar la ley, si se proponen reformas deben ser enfocadas a las simplificaciones, es tan complejo nuestro entramado legal que por eso el INE se ve obligado a inventar nuevos criterios sobre fiscalización, spots, decidir en dónde se hacen campaña, y eso hace difícil cumplir con la legislación y las interpretaciones”, mencionó.

La exconsejera del otrora Instituto Federal Electoral (IFE) dijo que México es el único país que mantiene restricciones rigurosas al financiamiento privado, por lo que —enfatizó— es necesario que los partidos retomen la iniciativa de buscar afiliados y no sólo recibir las prerrogativas que destina el Instituto Nacional Electoral.

En el caso de la organización México Libre, dirigida por el expresidente Felipe Calderón y la excandidata a la Presidencia Margarita Zavala, Marván Laborde dijo que un día antes de que el Consejo General resolviera negar el registro a la organización, la Comisión de Prerrogativas y Partidos avaló su constitución.

Por su parte, el director general de Integralia, Luis Carlos Ugalde, indicó que el INE aplicó criterios que se crearon para esta ocasión, y consideró que no hay información clara sobre las resoluciones de las y los consejeros, por lo que se debe esperar la definición que, sobre los casos, tome el Tribunal Electoral.

El exconsejero presidente del IFE añadió que el organismo electoral ha establecido reglas claras en materia de fiscalización para las organizaciones que aspiran a consolidarse como partidos.

“La pregunta no es cómo mejorar la fiscalización, sino cómo evitar que las organizaciones políticas dependan del dinero”, afirmó.

El exfuncionario electoral agregó que con ello se rompe con el incentivo por el cual las personas aspiran a conformar partidos, las cuales lo ven como una forma de hacer negocio o, también, como un instrumento de presión política.

marisol.velazquez@eleconomista.mx