El memorándum del presidente Andrés Manuel López para abrogar la reforma educativa carece de sustento legal, viola la ley y violenta el Estado de Derecho, aseguró Gustavo de Hoyos, presidente  de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

El efecto del memorándum es “cuestionable”, ya que el artículo 16 de la Constitución obliga a que los actos de autoridad estén fundados y motivados. “Que se refieran a un artículo y numeral a las facultades específicas a partir de las cuales se establece un mandato”.

A través de un comunicado, el dirigente empresarial lamentó que por presiones de un sector del sindicato de maestros se haya dejado a un lado el interés de la sociedad en su conjunto para mejorar su sistema educativo y con ello, brindar mayores oportunidades de movilidad social y desarrollo a la población.

Reprobó el anuncio realizado por el Presidente de la República, que deja sin efectos a la Reforma Educativa realizada durante el sexenio anterior.

De Hoyos recordó que en los últimos meses, tanto la Secretaría de Educación Pública (SEP) como los diputados y diferentes actores sociales sostuvieron una amplia discusión en torno a la reforma aprobada en el sexenio anterior y se habían logrado mejoras sustanciales, logrando un dictamen equilibrado que armonizaba la iniciativa presentada por el presidente con las recomendaciones puntuales realizadas por expertos y representantes de la sociedad, incluidos los grupos sindicales.

En el dictamen, sostuvo, se reconocen cuatro derechos profesionales clave: el derecho a la formación, capacitación y actualización de los maestros, retroalimentado con evaluaciones diagnósticas, el derecho de ser admitidos a la carrera magisterial sobre la que tiene rectoría el Gobierno Federal a través de procesos imparciales.

Así como el derecho a lograr promociones a través de  prensa y comunicación mecanismos públicos, imparciales y de igual oportunidad; y que los reconocimientos tengan esas mismas características de imparcialidad y mérito objetivo, no de clientelismo, chantaje, compra, herencia o favores políticos.

“Los niños mexicanos son quienes pagan las consecuencias de ceder a los chantajes de este grupo, pues seguirán recibiendo una educación que ha colocado al país entre los niveles más bajos de desempeño académico de la OCDE”, cuestionó el dirigente patronal.