La corrupción, uno de los principales problemas que enfrenta el país, se encuentra en niveles históricos y al alza.

En el marco del Día Internacional contra la Corrupción, este 9 de diciembre, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) recordó que de acuerdo con los reportes de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG), en el 2017 la tasa de la población que tuvo contacto con algún servidor público y experimentó al menos un acto de cohecho fue de 14,635 víctimas por cada 100,000 habitantes.

La Encuesta del 2015 arrojó una tasa de prevalencia de 12,590; mientras que en el 2013 el mismo indicador se posicionó en 12,080 víctimas en promedio.

En la última Encuesta en la materia, que se presentó en abril pasado y que integra datos del 2017, precisa que los estados en donde es más frecuente la corrupción son: Ciudad de México, seguido de Quintana Roo y Morelos.

En general, si se comparan los resultados de prevalencia de víctimas de corrupción de la ENCIG del 2015 con la del 2017, en 20 estados se registraron indicadores al alza, mientras en 12 entidades restantes el número de víctimas fue a la baja.

Según el Inegi, la corrupción es el segundo tema de mayor interés para los mexicanos, sólo después de la inseguridad, no obstante, ambos temas se mezclan.

Y es que, en materia de trámites, aquellos que inmiscuyen a autoridades de seguridad fueron en los que de manera más frecuente se registraron actos de concusión, con 59.5% de los casos.

A este trámite siguieron los que tienen que ver con registro de propiedades, con 30.7%, y los que realizan ante el Ministerio Público, 25.1 por ciento.

A nivel estatal, la corrupción en elementos de seguridad pública fue el problema más frecuente en 27 de 32 entidades del país, precisa la ENCIG 2017.

Por otra parte, los costos que genera la corrupción al bolsillo de los mexicanos también se encuentran al alza.

“En el 2017, el costo total a consecuencia de la corrupción en realización de pagos, trámites o solicitudes de servicios públicos y otros contactos con autoridades fue de 7,218 millones de pesos, que equivale a 2,273 pesos promedio por persona afectada.

“El costo a consecuencia de corrupción en el contacto con autoridades de seguridad pública fue de 1,377 millones de pesos, que representó 861 pesos promedio por persona afectada”.