El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo que el aumento hasta de un 20% en el precio del oxígeno medicinal es legal debido al aumento de la demanda.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, indicó que tuvo una conversación con el titular de la Procuraduría Federal del Consumidiro (Profeco), Ricardo Sheffield, quien le reveló que esa procuraduría ha realizado algunas investigaciones por posibles prácticas de abusos comerciales con los tanques de oxígeno.

Mencionó que el gobierno federal no puede intervenir en el acaparamiento de tanques de oxígeno, debido a que se trata de transacciones entre particulares.    

“Se han investigado posibles prácticas sospechosas de abusos comerciales, y no se ha identificado esta condición. Sí hay un sobreprecio que corresponde 20% de aumento, pero está dentro de los marcos contemplados por la ley porque ha aumentado la demanda. Se permite en términos legales tener un ajuste de los precios cuando aumente la demanda, sin embargo, con límites que impone la propia regulación y que vigila la procuraduría del consumidor”, destacó.

No obstante, López-Gatell llamó a quienes comercializan tanques de oxígeno o concentradores, a no lucrar “porque hay personas en grave necesidad, urgente, de suplementación de oxígeno”.

“Lo que efectivamente se ha identificado es que hay escasez de tanques, los tanques son el medio físico donde se almacena el oxígeno, y al ser utilizado por distintas personas, esto ha afectado la posibilidad de tenerlo.

“Lo que se ha identificado, eso sí, abusos en algunos proveedores locales, de personas que reutilizan los tanques, son particulares, y los acaparan, rentan tanques y a su vez los subarriendan. Esta es una práctica muy inconveniente, pero que no puede ser regulada en la medida en que los particulares son entidades autónomas”, aseveró.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg