El gobernador del estado de Nayarit, Antonio Echevarría García, recibirá a un estado cuyos ciudadanos se encuentran más preocupados por el desempleo, salud y el abatimiento de la pobreza que por las dificultades que impone la inseguridad.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (Envipe) 2016, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), muestra que 45.9% de la población nayarita de 18 años y más considera el desempleo como el problema más importante que aqueja hoy en día a su entidad, seguido de la salud, con 43.1%, y la pobreza, con 42.2% ; la inseguridad se ubica hasta el cuarto sitio, con 36.1% de la opinión.

La tasa de incidencia delictiva en el estado nayarita por cada 100,000 habitantes fue en el 2015 de 21,288, de acuerdo con el Inegi.

Cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) revelaron en el 2016 que 37.5% de la población vivía en pobreza; asimismo reporta que 7.9% de los nayaritas experimentaba esta condición de forma extrema hacia el año pasado.

De acuerdo con los números, hay menos nayaritas viviendo en condición de pobreza y pobreza extrema que en el 2014, cuando las estadísticas eran de 40.5 y 8.5%, respectivamente.

Sin embargo, la población con al menos una carencia social sólo bajó de 69.9% en el 2014 a 69% en el 2016 y aquellos nayaritas con al menos tres carencias sociales descendieron de 17.9% a 17.2 por ciento.

Asimismo, la población con ingreso inferior a la línea de bienestar fue en el 2016 de 43.5%, mientras que en el 2014 el dígito alcanzó 47 por ciento.

Para Héctor Rubio Trejo, investigador de Gestión Social y Cooperación, organización miembro de la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, esta variación en la población que vive en situación de pobreza y pobreza extrema no es significativa, pues al estudiar las tendencias a largo plazo, es posible determinar que la situación se ha estancado.

Mientras las personas no tengan un mayor ingreso, no van a poder resolver de manera sostenida el tema de la pobreza. Para resolver la pobreza, hay que modificar el enfoque y que los programas sociales tengan como prioridad garantizar derechos .

Advirtió, asimismo, que cerca de 80% de los programas de desarrollo social que tiene el gobierno de Nayarit no cuenta con reglas de operación.

Es importante destacar que, en 80 años, el PRI solamente perdió la gubernatura en una ocasión, durante el periodo comprendido entre 1999 al 2005, y fue frente a una alianza PAN-PRD-PT que postuló a Antonio Echavarría, padre del actual candidato de Juntos por Ti.

El investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Nicolás Loza Otero, observa que el hecho de que Antonio Echevarría García no fuera un candidato de clara afiliación a un partido y localmente sea conocido más por su veta empresarial indica el ánimo que ha dominado en la política mexicana en los últimos años, que es un ánimo muy anti-político .

Así, el gobernador quien fuera postulado a la gubernatura del estado por una alianza de partidos conformada por el PAN, PRD, PT y PRD, empezará con un capital político a su favor y condiciones propicias para llevar a cabo acciones interesantes, dijo Loza Otero.

Narcotráfico pesa sobre la pasada administración

Envuelto en acusaciones -Edgar Veytia, cercano colaborador suyo a quien designó procurador del estado, fue detenido, en pleno ejercicio del cargo, el pasado 28 de marzo por autoridades del FBI en Estados Unidos, y se encuentra bajo proceso judicial en aquel país por narcotráfico, específicamente por los delitos de tráfico internacional de heroína, cocaína y metanfetaminas-, el priista Roberto Sandoval Castañeda concluyó su sexenio constitucional como mandatario de Nayarit.

La Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI se alista para expulsar al nayarita de las filas del tricolor.

El pasado 4 de junio, Manuel Cota Jiménez, candidato del Revolucionario Institucional al gobierno de aquella entidad, perdió en las urnas a manos de Echevarría, de la alianza panista-perredista.

Un mes antes de los comicios estatales, Cota Jiménez se deslindó de Roberto Sandoval, su aún correligionario, y del exfiscal Veytia.

Aunque Veytia pertenecía al primer círculo de Sandoval, dijo, ello no significa que el PRI sea responsable de sus actos.

A la fecha, cinco cárteles del narcotráfico se disputan el estado de Nayarit: el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el de Sinaloa, el del Pacífico, el de los Beltrán Leyva y los Zetas.

Cuando a finales de agosto pasado un medio de circulación nacional informó que el gobierno de Estados Unidos canceló la visa a Sandoval Castañeda, el entonces gobernador nayarita respondió, a través de Facebook:

Una vez más soy objeto de difamación, ataques y linchamiento político de grupos o personas que por temor político se dedican a desbaratar una imagen que con trabajo, transparencia y honestidad se ha hecho .

[email protected]