El procurador capitalino, Miguel Angel Mancera, informó que los seis detenidos por irrumpir en la misa en la Catedral Metropolitana fueron liberados sin sanciones, al no haber delito que perseguir ni allanamiento de morada, pues ese recinto es un lugar público.

"Si hubieran cometido cualquier conducta ilegal habríamos procedido, estuvieron en un lugar público y no encontramos daño; permanecieron en calidad de presentados y no hubo multa ni delito que perseguir, por lo que se les liberó la madrugada de este lunes", explicó.

Entrevistado en el marco del abanderamiento de la guardia de Honor del Instituto Técnico de Formación Policial, acto encabezado por el jefe de gobierno Marcelo Ebrard, señaló que la Arquidiócesis Primada de México no presentó denuncia.

"No hubo denuncia porque no se causó daño, y no hay allanamiento de morada porque se trata de un lugar público", aseguró el funcionario local en el Monumento a la Revolución.

Según Mancera Espinosa, "ante cualquier acción como ésa habrá respuesta de las autoridades".

En este caso no se encontraron antecedentes, cinco mujeres y un hombre que precisaron ser de una congregación llamada "Casa de Dios", sin registro en Gobernación, pero sin vínculos o relación con partido político alguno, indicó.

Las personas detenidas ayer que provienen de Ecatepec, estado de México, "están libres porque la figura religiosa que se rompió fue la que ellos portaban y a la Catedral no le causaron daño", refirió el procurador capitalino.

APR