Cihuatlán, Jal. Entre porras y reproches, el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, entregó apoyos en efectivo, enseres domésticos, camas y láminas a personas afectadas por el huracán Patricia, fenómeno meteorológico del que aún no se cuantifican los daños totales; pero el gobierno federal, dijo el funcionario, entregará apoyos por 112 millones de pesos en los cuatro estados afectados: Jalisco, Colima, Nayarit y Michoacán.

De los 112 millones de pesos, agregó, 100 millones son para subsanar las afectaciones de estructuras y viviendas dañadas total o parcialmente y 12 millones de pesos del Programa de Empleo Temporal Inmediato (PETI), aunque este presupuesto podría incrementar, pues a 17 días de los estragos de Patricia y las lluvias posteriores aún no se termina el censo de los daños.

Bañado en sudor, el secretario visitó casas afectadas y dio palabras de aliento, pero eso no evitó los reproches de algunas señoras que limpiaban las calles.

Queremos más trabajo, los apoyos no nos alcanzan , nuestros esposos trabajan en el campo y no hay trabajo , no tenemos agua , exclamaron las afectadas. La gente se quejó no de Patricia, sino de las lluvias de la semana pasada que provocaron mayores inundaciones que las del huracán y por las cuales no fueron advertidos.

Pero así como hubo reproches, también hubo porras al funcionario, al que los beneficiarios llamaron Pepe y hasta una mujer lo invitó a rezar.

Meade Kuribreña entregó bolsitas con recursos en efectivo del PETI. Por 10 días de limpia de calles y sus casas, los beneficiarios recibieron 1,380 pesos.

Roberto Orozco expresó que, desde que Patricia llegó, no hay trabajo y no se habían entregado recursos, ni siquiera despensas.