En el marco del secuestro y asesinato del presidente municipal de Nahuatzen, Michoacán, David Otlica Avilés, la consultoría de riesgos Etellekt informó que hay al menos otros cuatro políticos de los que tiene registro que se encuentran privados de la libertad hasta ahora.

Se trata de los excandidatos a munícipes en Coahuayutla, Guerrero, Eleazar Mercado Rodríguez, quien fue también líder de una autodefensa en el estado, y Leonel Vargas Mata, empresario de la localidad y funcionario en el mandato del priista René Juárez Cisneros como gobernador, quienes fueron secuestrados a principios de febrero pasado.

“Dos son militantes en Guerrero, un caso muy sonado allá desde que ocurrió y hasta la fecha no han tenido respuestas los familiares: fueron secuestrados al mismo tiempo los dos”, indicó en entrevista Rubén Salazar, director de Etellekt.

Los otros dos políticos secuestrados son el exalcalde de Tequila, Veracruz, Sergio Heriberto Domínguez Cid, quien fue secuestrado por un grupo armado también en febrero.

Y el cuarto político secuestrado es el regidor del municipio de Miguel Alemán, en Tamaulipas, Herbey Barrera García, quien apareció en un video difundido en redes sociales en febrero en donde se le ve vendado y amenazado por dos sujetos con vestimenta militar fuertemente armados mientras lo interrogan sobre su presunta participación en el trasiego de droga en la localidad y nexos con grupos del narcotráfico.

El director de Etellekt, Rubén Salazar, consideró que los secuestros de políticos se dan debido a que los grupos locales de la delincuencia organizada o de los caciques locales no están de acuerdo con los nuevos gobiernos que llegan y sus políticas públicas que implementan o porque los alcaldes y políticos que llegan a asumir nuevas funciones en una localidad están respaldados por otros grupos criminales.

“Los secuestran como un primer paso para, pues, a la fuerza mantener el statu quo y si éste no se logra a su vez porque otro alcalde llega con apoyo o financiamiento de otros grupos, pues ya pasan a la siguiente etapa extrema que es quitarle la vida”, dijo.

De acuerdo con el reporte del primer trimestre del 2019 sobre violencia política, lanzado por la consultoría, entre enero y marzo han sido secuestrados 11 políticos, lo que significa un aumento de 450% en comparación con el primer trimestre del 2018, cuando se registró el secuestro de dos políticos.

El caso David Otlica Avilés

Este martes la Fiscalía de Michoacán confirmó el secuestro y muerte de Otlica Avilés, después de que sujetos entraron a su domicilio y se lo llevaron.

Según los reportes locales el alcalde había acudido a una reunión con comuneros para analizar la asignación de presupuesto público. Por la madrugada familiares del edil denunciaron su secuestro.

Ya por la mañana del martes, la instancia de procuración de justicia estatal informó que el cuerpo del alcalde michoacano fue encontrado en un lugar conocido como Cortijo Viejo, en el municipio de Coeneo.

“Cuando son actores de esta relevancia generalmente rastreamos un poco el mapa de riesgos de ellos, en el caso de él (David Otlica Avilés) nos llama la atención que había tenido un conflicto ahí fuerte con una comunidad Purepecha indígenas.

“Estaban ellos buscando declarar la autonomía de la comunidad, del municipio y pues acusaban al alcalde y al gobernador que son del mismo partido, el PRD, de tener a tres de sus compañeros como presos políticos”, afirmó Salazar.

El director de Etellekt,  Rubén Salazar, añadió que después de su asesinato se dieron varias versiones sobre la razón del mismo, no obstante, refirió que lo único que se sabe de manera fehaciente es que el alcalde michoacano había tenido conflictos importantes con los integrantes de las comunidades originarias locales.

De acuerdo con el reporte de violencia política del primer trimestre del 2019 de la consultoría de riesgos, hay en el país 28 zonas consideradas como de muy alta peligrosidad para los políticos, ubicadas entre los estados de Guerrero, Oaxaca, Guanajuato, Chihuahua, Jalisco y la Ciudad de México, entre otras.

Un total de cinco presidentes municipales, entre activos, con licencia y encargados de despacho, han sido asesinados en lo que va de la administración de Silvano Aureoles Conejo.

De acuerdo con registros oficiales, durante los últimos tres años, los alcaldes de Paracho, Taretan, Buenavista Tomatlán, así como el edil electo de esa localidad, y ahora de Nahuatzen, han sido asesinados. (Con información de Notimex)