México es el país de América Latina que desde el 2005 tiene uno de los menores niveles de salario mínimo real de todo el continente americano y en donde pese a las argumentaciones esgrimidas sobre el tema, los efectos de la reforma laboral aprobada en el 2012 al respecto han sido irrelevantes, estableció el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados.

Frente a la errónea percepción en algunos sectores sociales de que en México no existen personas que sean remuneradas con un salario mínimo o que el mismo es sólo un parámetro para la imposición de multas, los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía muestran que la cantidad de trabajadores que en nuestro país son remuneradas con un salario mínimo es la más alta de la historia , cita un análisis sobre la reforma laboral.

Sólo cuando se examinan los salarios mínimos reales para los países de América Latina, abunda, es cuando es posible percatarse de la magnitud del deterioro de esta variable en el territorio nacional.

En el 2015, precisa, casi 7 millones de personas percibían un salario mínimo o menos de remuneración por su trabajo.

Y de acuerdo con información oficial, amplía, la cantidad de trabajadores mexicanos que reciben hasta un salario mínimo por sus actividades ha mostrado una tendencia ascendente desde el 2007.

El reporte indica que según datos de la Organización Internacional del Trabajo del 2014, y tomando como base los salarios del año 2000, mucho menos de la mitad del dinero correspondiente a un salario mínimo fue obtenida por los trabajadores mexicanos en comparación con los pagos logrados por empleados de Honduras y Uruguay en el mismo periodo.

Mientras tanto trabajadores de Nicaragua, Brasil y Bolivia duplicaron las percepciones que obtuvieron los connacionales.

Si la comparación de los datos correspondientes a los salarios mínimos reales se hace respecto de algunas de las naciones consideradas junto con nuestro país como emergentes o con las economías en desarrollo más grandes, la situación vuelve a ser desventajosa para México .

La Organización Internacional del Trabajo registró también que en el periodo 2012-2013, cuando ya se había aprobado en la nación la reforma laboral como parte de los cambios estructurales logrados en México, países como Ucrania, China y Rusia tuvieron incrementos envidiables del orden de 14.4, 9 y 8.5%, respectivamente, mientras que en el país el crecimiento fue negativo (-0.5 y -0.6 por ciento).

[email protected]