Los mexicanos muestran un alto nivel de conciencia y preocupación sobre el cambio climático y los efectos que ya se viven en el país, según reveló la encuesta elaborada por Consulta Mitofsky, una percepción que no se refleja en acciones. 

En la consulta realizada durante noviembre de 2021 se detalla que 7 de cada 10 personas encuestadas opinó que en México no se han tomado las medidas suficientes para prevenir y combatir las consecuencias del cambio climático.

En tanto, el 83.8% estimó que este fenómeno afecta "mucho" al país, mientras que 66.5% consideró que también le afecta directamente y a su familia.

La reducción en la calidad y la cantidad del agua; el incremento constante de las inundaciones; la aparición de días más calurosos y más olas de calor; el decremento en la calidad del aire y el aumento en la incidencia de enfermedades como distintos padecimientos gastrointestinales, asma, neumonía y ahora Covid-19 son algunas de las consecuencias visibles del cambio climático que ya se están viviendo en México.

La casa de encuestas, encabezada por Roy Campos, detalló que el 98.1% de las personas entrevistadas considera que el cambio climático es un fenómeno real. Una conclusión que durante décadas ha sido debatida entre políticos y científicos en la lucha para implementar medidas que ayuden a prevenir el impacto ambiental que actualmente se enfrenta a nivel mundial.

De acuerdo con Consulta Mitofsky, el 89.1% afirmó que los recientes cambios en el clima registrados a nivel mundial han sido provocados por la actividad humana, mientras que 9.1 consideró que se debe a causas naturales. Esta percepción se da en línea a los diversos argumentos científicos que desde hace décadas han advertido sobre el aumento de la temperatura del planeta generado por el aumento de dióxido de carbono (CO2) producido por la combustión de combustibles fósiles.

Pese a la conciencia de los mexicanos sobre el tema mostrada en la encuesta de Mitofsky, ésta no se refleja en la realidad que enfrenta el país ante la crisis climática, los desastres naturales y diversas afectaciones al medio ambiente que se han registrado en México, las cuales evidencian la necesidad de más acciones tanto de los gobiernos, como de la ciudadanía.

Metas climáticas de México y el mundo a contrarreloj

Según un estudio del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) el calentamiento del territorio Mexicano se encuentra por encima de la media mundial. En 1985 el promedio de temperatura a nivel nacional era de 20.4 grados Centígrados, mientras que en 2020 fue de 22.4 grados.

Ante este fenómeno que se vive en todo el planeta, la principal medida que se ha tratado de imponer a nivel mundial contra la amenaza del cambio climático es limitar el aumento de la temperatura en este siglo por debajo de los dos grados Celsius, por encima de los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1.5 grados. 

El tiempo para lograr este objetivo se está acabando, advirtieron expertos y líderes mundiales en la reciente Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático (COP26) realizada en Glasgow, Reino Unido. El Reloj Climático (Climate Clock) creado por científicos, educadores, artistas y activistas en el mundo indicaba el martes 23 de noviembre, a las 21:00 horas locales, que sólo quedan siete años 240 días y 22 minutos para lograr limitar el incremento de la temperatura del planeta, planteado inicialmente en el Acuerdo de París.

Durante el encuentro más reciente entre expertos y líderes mundiales para discutir sobre el tema y encontrar nuevas soluciones, México brilló por su ausencia, al responder tarde a ciertas iniciativas y ser criticado por organizaciones no gubernamentales por acudir a la conferencia con propuestas rezagadas.

En el marco de la COP26, el pasado 8 de noviembre, la organización The Climate Action Network International, una red mundial de más de 1,500 organizaciones sociales de 130 países, otorgó a México el segundo lugar del premio "Fósil del Día" al destacarlo como el decimotercer emisor de dióxido de carbono entre las naciones más grandes del mundo y por no ser un partícipe destacado en la transición energética. 

"El gobierno mexicano está invirtiendo más dinero para la industria de los combustibles fósiles, construyendo refinerías y retrasando políticas públicas diseñadas para reducir las emisiones de carbono", explicó la red internacional que entrega este tipo de reconocimientos desde la edición de la COP en 2009.

"Esto proviene de un país donde, sólo en 2020, al menos 101,000 personas fueron desplazadas por la fuerza a causa de desastres naturales, según el informe anual del Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos. Luego, aparecieron en Glasgow con NDC desactualizados de 2015, previamente calificados como 'insuficientes' para lograr el objetivo de 1.5° C y sin datos de mitigación de pérdidas, daños o emisiones", destacó la organización.

En diciembre de 2020, México publicó sus Compromisos Determinados Nacionalmente (NDC, por su sigla en inglés) en los que se comprometía a reducir 22% las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y 51% las de carbono negro, al 2030, respecto al escenario tendencial, es decir, la trayectoria que seguiría el país en la liberación de ese tipo de contaminantes, de no hacer algo para disminuirla.

Estos compromisos son los mismos que los presentados en 2015, situación que fue y sigue siendo fuertemente criticada en el país y en el mundo, pues, además de que no presentó un compromiso más ambicioso, ajustó ligeramente al alza la línea de base de emisiones.

Las limitantes y los retos en materia medioambiental sólo dejan claro que hacer conciencia y preocuparse sobre este asunto es sólo el inicio de un largo camino para evitar la catástrofe que se avecina.

Con información de Diego Badillo.

kg