La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exhibió fallas de la PGR en la investigación del caso Ayotzinapa, al concluir que uno de los detenidos presuntamente partícipe en la desaparición de los 43 estudiantes no corresponde con la identidad del que aparece en la indagatoria.

Se trata de Erick Uriel Sandoval Rodríguez, a quien la dependencia federal acusó de ser el Güereque o la Rana y que supuestamente es uno de los autores materiales del crimen.

El pasado 12 de marzo la PGR informó de la detención de Sandoval Rodríguez, la Rana, como presunto partícipe de la desaparición, sin embargo, sus familiares presentaron una queja en el organismo nacional señalando una confusión.

“La CNDH estableció no sólo que no existía explicación alguna de cómo las autoridades determinaron el nombre de las personas involucradas en los hechos, sino que los presuntos perpetradores nunca mencionaron el nombre de Erick Uriel Sandoval Rodríguez”, refirió.

Detalló que aun cuando desde octubre del 2017 sus familiares y el agraviado entregaron pruebas a la PGR para demostrar el error, la dependencia procedió a su detención.

“Las características personales y señas particulares referidas por los acusados para identificar al Güereque (edad, lunar en la cara, cicatriz en muñeca de mano izquierda, cicatriz o marca consecuente al uso de piercing en (...) ambas orejas, tatuajes de figuras de una flama en ambos antebrazos y de una rana en el lado superior izquierdo de la espalda, entre otras) no corresponden con las de Erick”, refirió la CNDH.

A la par, el organismo recabó información sobre una persona de nombre “Edgar”, mismo que coincide con el mencionado por dos sicarios a un perito de la PGR durante la elaboración de un retrato hablado, dato que igualmente fue proporcionado por Sandoval Rodríguez y sus familiares como el verdadero partícipe en los hechos investigados.